10 cosas que hacer y ver en Córdoba y 1 que no hacer

Quien soy
Valery Aloyants
@valeryaloyants
FUENTES CONSULTADAS:

wikipedia.org, lonelyplanet.com

Autor y referencias

Córdoba
10 cosas que hacer y ver en Córdoba y 1 que no hacer

En el a√Īo XNUMX, el per√≠odo de mayor esplendor de C√≥rdoba (en espa√Īol C√≥rdoba), la ciudad super√≥ inicialmente el medio mill√≥n de habitantes para llegar al mill√≥n a finales de ese mismo siglo. N√ļmeros en ese momento incluso m√°s altos que en Par√≠s y Roma, pero que, sin embargo, han disminuido gradualmente desde el a√Īo 1236. Concretamente, a partir de XNUMX, cuando Domenico Mu√Īoz dos Hermanas, en representaci√≥n de Fernando II de Castilla, puso fin al largo dominio musulm√°n sobre la ciudad. Sin embargo, ser√≠a un grave error hacer coincidir el declive de C√≥rdoba con el final de la √©poca morisca. De hecho, como veremos m√°s adelante en el art√≠culo, la espl√©ndidos palacios nobles del Renacimiento niega esta hip√≥tesis. No es incorrecto, sin embargo, asociar las fortunas tur√≠sticas m√°s recientes - tambi√©n - con el redescubrimiento de Patrimonio arquitect√≥nico √°rabe. Baste pensar, en este sentido, en la Mezquita y Medina Azahara, ambos testimonios significativos de la larga temporada morisca y tan bonitos que merece la pena visitar C√≥rdoba por su cuenta. A continuaci√≥n, vemos juntos los principales atractivos tur√≠sticos de la ciudad. Feliz lectura.



1 Judería

Al principio, sugerimos no cortar la historia de C√≥rdoba "con un hacha" aplanando la historia solo sobre la dominaci√≥n musulmana, aunque esto era indudablemente central. De hecho, perder√≠amos el aporte de los romanos, bajo cuyo dominio la ciudad vivi√≥ un per√≠odo de intenso crecimiento y, sobre todo, perder√≠amos el aporte de la Jud√≠os presentes en C√≥rdoba desde antes de la entrada de la dinast√≠a Omeya a la ciudad. El centro hist√≥rico, por ejemplo, es rico en vestigios de la estancia jud√≠a centenaria. Incluso hay uno sinagoga recordar la circunstancia hist√≥ricamente. M√°s importante a√ļn, hubo uno Larga temporada en la que los tres monote√≠smos - musulm√°n, cat√≥lico y jud√≠o - encontraron en C√≥rdoba una forma de convivencia pac√≠fica, prosperando en los negocios y el peque√Īo comercio.. El espacio del comercio estaba precisamente ah√≠ Juder√≠a, top√≥nimo del centro hist√≥rico, incluso si, hay que decirlo, en el pasado era un √°rea mucho m√°s grande que el presente. Volviendo a las cosas para ver se√Īalamos elIglesia de San Bartolom√©, admirable ejemplo de arte mud√©jar; Ya est√° Calleja de Las Flores, la calle m√°s famosa de toda la ciudad; es Plaza de Maim√≥nides, donde se ubica el Museo Taurino. Por √ļltimo, recuerda que el Alc√°zar de los Reyes Cristianos y la Mezquita, de los que hablaremos en los dos pr√≥ximos puntos, est√°n a solo unos cientos de metros. Para ver!



2 Alc√°zar de los Reyes Cristianos

Aunque m√°s peque√Īo que la Alhambra de Granada y el Real Alc√°zar de Sevilla, elAlc√°zar de los Reyes Cristianos de C√≥rdoba no tiene nada que envidiar a los otros dos sitios. Por el contrario, las menores dimensiones juegan a favor de la usabilidad tur√≠stica de la propiedad y permiten al visitante atento conocer mejor la arquitectura local. Arquitectura que representa casi un compendio perfecto de la historia de C√≥rdoba, ya que este edificio encarna casi toda la evoluci√≥n estil√≠stica y de dise√Īo de la ciudad. De hecho, romanos, visigodos, √°rabes y cristianos han dejado cada uno su propia huella aunque las huellas ‚Äúmoriscas‚ÄĚ prevalezcan sobre las dem√°s. La raz√≥n se encuentra en el hecho de que Alfonso XI quiso sabiamente que la renovaci√≥n del edificio no oscureciera su pasado hist√≥rico (la fortaleza fue construida, de hecho, en 1328 en el sitio de un antiguo palacio √°rabe). Y por lo tanto, encontrar√° jardines, fuentes, muros almenados y pisos de mosaico hechos, en su mayor parte, durante la dominaci√≥n omeya de la ciudad. La historia, sin embargo, contin√ļa cambiando inexorablemente el uso y el significado de los lugares. As√≠ pas√≥ de estar el Alc√°zar de los Reyes Cristianos hogar de Fernando e Isabel de Castilla a Tribunal de la Inquisici√≥n y, posteriormente, en el siglo XIX, prisi√≥n civil. A principios del siglo XX bajo el edificio fueron descubiertos y sacados a la luz i "Ba√Īos Reales", los ba√Īos de vapor muy populares en la √©poca del Califato y todav√≠a un elemento distintivo de la cultura √°rabe tradicional. Aqu√≠ tambi√©n, con previsi√≥n, se decidi√≥ potenciar este testimonio que no tard√≥ en afianzarse entre los principales atractivos tur√≠sticos de la ciudad. Para m√°s informaci√≥n sobre historia, lugares, √©pocas y formas de visitar, consulte el lugar: alcazardelosreyescristianos.cordoba.es.



3 Mezquita

Al principio mencionamos que solo la Mezquita merece una visita a C√≥rdoba. En realidad, la importancia hist√≥rica, religiosa, art√≠stica y cultural del edificio va m√°s all√° de la dimensi√≥n de la ciudad. Hablamos, de hecho, del monumento m√°s importante de todo el Occidente isl√°mico y, de lejos, uno de los m√°s sorprendentes del mundo. Lo inevitable Protecci√≥n de la UNESCO de 1984, un reconocimiento que sin duda ha contribuido mucho a la fortuna tur√≠stica del monumento y de la ciudad. El origen de la mezquita se remonta a finales del siglo VIII, √©poca en la que el califa Abderraman I, para suplir la necesidad de oraci√≥n que acompa√Īaba al aumento de la presencia √°rabe, compr√≥ todo el espacio en el que anteriormente se levantaba una bas√≠lica paleocristiana. Los ladrillos utilizados para la construcci√≥n de esta bas√≠lica se reutilizaron en gran parte para la construcci√≥n de la nueva mezquita y, adem√°s, la misma La subdivisi√≥n del espacio entre grandes columnatas y arcos dobles se ve afectada por la influencia romana y visigoda.. Desde este punto de vista, el conjunto monumental de la Mezquita de C√≥rdoba atestigua, incluso m√°s que el Alc√°zar de los Reyes Cristianos, la evoluci√≥n estil√≠stica de la ciudad. Para ver, adem√°s de las columnas y los arcos bicolores, est√° el Mihrab, un nicho suntuoso para la oraci√≥n isl√°mica, y el Catedral construida en el siglo XVI por encargo del entonces obispo Alonso Manrique. Como la mezquita respet√≥ los c√°nones estil√≠sticos anteriores, la catedral cristiana tambi√©n respet√≥ en parte la arquitectura √°rabe, con la adici√≥n de elementos renacentistas. Para m√°s informaci√≥n sobre el historial, ampliaciones y modificaciones de la estructura, consulte el Sitio oficial: mezquita-catedraldecordoba.es.



4 Museo Arqueológico

C√≥rdoba, como hemos visto, es una ciudad donde se siente el "peso de la historia". En otras palabras, el pasado influye mucho en el presente, especialmente desde el punto de vista tur√≠stico-cultural. Por eso la visita de Museo Arqueol√≥gico Provincial es una etapa fundamental para aquellos que est√°n realmente interesados ‚Äč‚Äčen aprender m√°s sobreevoluci√≥n de la ciudad desde la prehistoria hasta finales de la Edad Media. El museo est√° ubicado en la Plaza Jer√≥nimo P√°ez, dentro de uno de los edificios renacentistas m√°s bellos de C√≥rdoba (Palacio P√°ez de Castillejos). En realidad esta ha sido la sede del museo desde 1959, ya que desde mediados del siglo XIX hasta la d√©cada de 800 los hallazgos arqueol√≥gicos romanos, visigodos, ib√©ricos y √°rabes compartieron espacios con las obras del Museo de Bellas Artes (ver punto siguiente ). Volviendo al Museo Arqueol√≥gico, hay que a√Īadir que con el tiempo su fama ha crecido mucho hasta consolidarse como uno de los mas importantes de espa√Īa de su tipo. Para m√°s informaci√≥n sobre las obras expuestas, horarios, precios y visita, consulte el lugar: www.museosdeandalucia.es.

5 Museo de Bellas Artes

En la Plaza del Potro, a unos 400 metros del Museo Arqueol√≥gico del que acabamos de hablar, se encuentra Il Museo de Bellas Artes de C√≥rdoba con una importante colecci√≥n de pintura y escultura de los siglos XVI al XX. A diferencia del otro, el Museo de Bellas Artes ocupa la misma ubicaci√≥n desde 1862, obviamente sin perjuicio de las inevitables restauraciones y ampliaciones de la vitrina. La duraci√≥n del la visita se estima entre 40 y 60 minutos, tiempo suficiente para admirar las obras de algunos de los m√°s grandes artistas espa√Īoles, as√≠ como para tener una panorama completo de la evoluci√≥n del arte cordob√©s a trav√©s de los siglos (Edad Media, Renacimiento, Manierismo, Barroco, Realismo, etc.). Para obtener m√°s informaci√≥n, consulte el lugar: www.museosdeandalucia.es.

6 Palazzo de Viana

El Palacio de Viana es una de las paradas imperdibles en un viaje a C√≥rdoba. Pasear por los patios de esta espl√©ndida residencia se√Īorial del siglo XIV ayuda a comprender la importancia cultural de la Fiesta de los Patios de C√≥rdoba que se celebra cada a√Īo en mayo y del que hablaremos con m√°s detalle en el resto del art√≠culo. Suelos de may√≥lica, composiciones florales, fuentes y jardines testificar la evoluci√≥n de una antigua tradici√≥n: la de Patio cordob√©s - transmitido de los romanos a los √°rabes, hasta la actualidad. Las habitaciones del interior del palacio tambi√©n rezuman historia, con la capacidad √ļnica de mezclar elementos nobles con otros que son m√°s genuinamente populares. En definitiva, como est√° de moda decir hoy, "alta" y "baja", con una vista que oscila entre porcelanas, tapices, cuadros y un espl√©ndido artesonado mud√©jar. No se puede perder, en los meses de verano, el "Noches de Viana", veladas culturales frecuentes que incluyen lecturas, conciertos y representaciones teatrales. Para obtener m√°s informaci√≥n, consulte el lugar: www.palaciodeviana.com.

7 Museo de las Tres Culturas

El Museo de las Tres Culturas (musulm√°n, cristiano y jud√≠o) es una parada imperdible en un viaje a C√≥rdoba. Es a la vez porque ofrece la posibilidad de profundizar en la belleza y complejidad de al-Andalus, tambi√©n a trav√©s de un enfoque en las personalidades m√°s importantes de la √©poca (Averro√®, Ibn Arabi, Maim√≥nides, Alfonso X Il Saggio etc.); y porque ofrece una magn√≠fica vista del r√≠o Guadalquivir, la Mezquita y el Puente Romano, de lo que hablaremos con m√°s detenimiento en el siguiente punto. El aspecto m√°s intrigante es que el museo est√° ubicado dentro del Torre de la Calahorra, construido en el siglo XIII para proteger el puente que acabamos de mencionar. Obviamente, a lo largo de los siglos, la torre ha sufrido varias reconstrucciones, sin embargo sigue siendo el encanto de un "museo hist√≥rico" dentro de un "edificio hist√≥rico" en un juego de cruces entre "adentro" y "afuera" que atrae a miles de visitantes cada a√Īo, justamente atra√≠dos por la oportunidad de visitar un edificio que te acerca a la historia de la que es parte integral. Para obtener m√°s informaci√≥n sobre "Museo Vivo de al-Andalus" consultar el lugar: www.torrecalahorra.es.

8 Puente Romano

Anteriormente dec√≠amos que el valor a√Īadido de la Torre de la Calahorra consiste en contar (a trav√©s del Museo de las Tres Culturas) la historia andaluza de la que forma parte. Bueno, el discurso tambi√©n deber√≠a extenderse a Puente Romano, m√°s si tenemos en cuenta el momento en que se construy√≥. Estamos hablando, de hecho, del siglo I a.C. C. y, por si fuera poco, durante los siguientes dos milenios represent√≥ la √ļnica v√≠a de acceso a la ciudad.. Red de restauraciones y reconstrucciones (las √ļltimas entre 2006 y 2008) se trata de un incre√≠ble registro hist√≥rico que explica la importancia arquitect√≥nica de esta estructura, junto con el resto del centro hist√≥rico, protegido por la UNESCO. En el centro del puente, que, recordemos, tiene 240 metros de largo y descansa sobre 16 arcos, hay uno estatua del Arc√°ngel Rafael, patr√≥n de C√≥rdoba, realizada en el siglo XVI por el escultor Bernab√© G√≥mez del R√≠o. Justo m√°s all√° del puente, sin embargo, est√° el peque√Īo reserva de Sotos de la Albolafia, una joya naturalista de poco m√°s de dos hect√°reas en la que anidan diversas especies de aves. Para ver!

9 Medina Azahara

Realmente no puedes decir que has estado en C√≥rdoba sin visitar Madinat al-Zahra, a unos 10 kil√≥metros al oeste de la ciudad.. Como dec√≠amos al principio, la visita de este sitio arqueol√≥gico, en combinaci√≥n con la Mezquita, por s√≠ sola vale la pena el viaje. Estamos hablando, de hecho, de una Ciudad isl√°mica de 112 hect√°reas construida en el siglo X (936 o 940) por orden del califa omeya Abderraman III (Abd al-Rahman III). La construcci√≥n de este palacio, que pod√≠a acomodar hasta 12.000 personas dentro de los muros, fue parte integral del programa pol√≠tico, econ√≥mico e ideol√≥gico de Abderraman III, quien de esta manera pretend√≠a competir con los califatos de El Cairo y Bagdad. La zona del palacio, en la parte alta de la ciudad, albergaba las casas de los dignatarios de la corte y los √≥rganos administrativos del estado, que se hab√≠a visto obligado a trasladarse desde C√≥rdoba. As√≠ fue como durante unos 70 a√Īos Medina Azahara se convirti√≥ en la capital de al-Andalus, solo para caer en ruinas al final de la guerra civil que entre 1010 y 1013 estall√≥ dentro del califato omeya decretando su fin. Desde la capital que fue Medina Azhara pas√≥ a ser cantera para otras construcciones y reci√©n en 1911, por lo que muchos siglos despu√©s, se inici√≥ la revalorizaci√≥n del yacimiento a trav√©s de una paciente y minuciosa labor de recuperaci√≥n arqueol√≥gica. De ah√≠ el reconocimiento de Monumento hist√≥rico nacional primero, y el m√°s importante de Patrimonio de la humanidad por la UNESCO entonces. Para m√°s informaci√≥n sobre la historia, urbanismo y arquitectura de Madinat al-Zahra, as√≠ como sobre c√≥mo visitar el √°rea arqueol√≥gica, consulte el lugar: www.museosdeandalucia.es.

10 Festival de los Patios de Córdoba

Cada a√Īo, por dos semanas en mayo, en C√≥rdoba el Festival de los Patios, una costumbre que se remonta a la d√©cada de 30 e interrumpida solo durante la Guerra Civil Espa√Īola. La idea detr√°s del aniversario es tan simple como brillante: embellecer los patios de las casas del centro con flores, √°rboles frutales, fuentes, azulejos y otros elementos decorativos, y abrirlos a residentes y turistas. El festival se divide en dos secciones: arquitectura antigua y moderna.. De esta forma, se potencian tanto los elementos estil√≠sticos tradicionales del tejido urbano como las innovaciones introducidas por la modernidad. Sin embargo, sobre todo, el Festival del Patio de C√≥rdoba exalta la lazos comunitarios: familiares, de barrio y entre residentes y turistas, con estos √ļltimos invitados a participar de cantos tradicionales y compartir comidas y bebidas. Es precisamente la exaltaci√≥n de estos sentimientos de armon√≠a y convivencia lo que sugiri√≥ alLa Unesco la inclusi√≥n de la fiesta de los patios cordobeses entre las Patrimonio inmaterial de la humanidad. Entonces, toma nota: las primeras semanas de mayo son probablemente la mejor √©poca para visitar C√≥rdoba. ¬°Que hacer!

1 Cuidado con los carteristas

C√≥rdoba es una ciudad segura con una baja tasa de criminalidad. As√≠ que lo √ļnico a tener en cuenta son los carteristas, sobre todo en las zonas de mayor afluencia tur√≠stica como cerca del Alc√°zar y la Mezquita. En este caso, se aplican las mismas precauciones que hemos destacado para Granada y Sevilla: evite correr con mucho dinero en efectivo; dejar la bolsa sin vigilancia en las mesas del bar; guarde la billetera en el bolsillo trasero de sus pantalones; usando relojes, cadenas, pulseras de gran valor, etc.. Por lo dem√°s, ¬°no te preocupes y que pases unas buenas vacaciones!



Audio vídeo 10 cosas que hacer y ver en Córdoba y 1 que no hacer
A√Īade un comentario de 10 cosas que hacer y ver en C√≥rdoba y 1 que no hacer
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.