11 cosas que hacer y ver en Buenos Aires y 1 que no hacer

11 cosas que hacer y ver en Buenos Aires y 1 que no hacer
Buenos Aires
11 cosas que hacer y ver en Buenos Aires y 1 que no hacer

La animada y colorida capital argentina conquista a quien la visita

Visitar Buenos Aires te permite profundizar en diferentes aspectos. En primer lugar, c√≥mo se vive en una metr√≥polis de m√°s de 3 millones de habitantes que sin embargo se convierte en una megal√≥polis considerando los suburbios; en segundo lugar permite profundizar contradicciones redes sociales de Am√©rica del Sur que, sin perjuicio de las especificidades nacionales, son las mismas tambi√©n en Sao Paulo, Ciudad de M√©xico, etc.; tercer aspecto, finalmente, el crisol que caracteriza la historia de la ciudad con un presencia espa√Īola muy fuerte que, aunque algo debilitado a lo largo de los a√Īos, sigue siendo muy significativo. Y luego est√°n la comida, la literatura, el f√ļtbol y el tango. De Borges a Soriano, pasando por Maradona hasta los salones de baile un poco esparcidos por todos lados, el animada y colorida capital de Argentina conquista a quien lo visita. A continuaci√≥n, vemos juntos los principales atractivos de Buenos Aires, una lista √ļtil para un primer acercamiento a la ciudad. Feliz lectura.



PD: Argentina es considerada la nación más segura de toda América Latina y los problemas de seguridad de su capital son los mismos que en otras metrópolis del mundo. Dicho esto, antes de partir hacia Buenos Aires siempre es recomendable consultar al lugar "Viajar seguro" del Ministerio de Asuntos Exteriores, así como registrarse en el lugar "Dónde estamos en el mundo".



1 Plaza de Mayo y Casa Rosada

Plaza del Fuerte, del Mercado, de la Victoria y finalmente del Mayo. Hay varios nombres tomados a lo largo de los siglos por el centro hist√≥rico de Buenos Aires. La √ļltima, la Plaza de Mayo, fue elegida para celebrar la fecha (25 de mayo de 1810) de la declaraci√≥n de independencia de Espa√Īa. La naturaleza del aniversario explica bien por qu√© la plaza ha mantenido este br√≠o pol√≠tico incluso m√°s tarde, convirti√©ndose en el escenario de las principales manifestaciones populares contra los gobiernos que de vez en cuando lideran la naci√≥n. Algunas de estas manifestaciones han impactado profundamente la historia pol√≠tica de Argentina. Pensemos en "Madres de la Plaza de Mayo" quienes durante a√Īos han protestado contra la dictadura militar pidiendo verdad y justicia para sus hijos que han desaparecido en el aire. Pero eso ciertamente no es el final, porque a cien metros de la plaza est√°n los Cabildo, sede hist√≥rica del consejo municipal; Ya est√° Casa Rosada, sede de la Presidencia de la Rep√ļblica (ver foto); y el Catedral Metropolitana. En definitiva, Plaza de Mayo es la coraz√≥n de la vida pol√≠tica, civil y religiosa de Buenos Aires y por ello es casi inevitable partir de aqu√≠ para descubrir la ciudad.



2 Avenida de 9 Julio y Obelisco

Si la Plaza de Mayo celebra la declaraci√≥n de independencia de Argentina, Avenida de 9 Julio, por otro lado, recuerda el final del proceso de autodeterminaci√≥n con la adhesi√≥n de aquellos territorios que fueron separados por √ļltima vez de Espa√Īa (la adhesi√≥n se produjo, de hecho, la Julio 9 1816). Es una de las calles m√°s anchas del mundo (140 metros) construida a partir de 1936 sobre el modelo de los Campos El√≠seos de Par√≠s. Para construir esta gigantesca v√≠a fue necesario demoler decenas de edificios y reubicar a los residentes en otro lugar. Un operativo realizado en medio de mil resistencias, que sin embargo sirvi√≥ para inculcar en los argentinos la confianza en el progreso de la naci√≥n. Por tanto, una obra p√ļblica en la que el elemento funcional no puede separarse del simb√≥lico; este √ļltimo, as√≠ como por la propia carretera, mayoritariamente representada porObelisco de 65 metros en el centro de la Plaza de la Rep√ļblica, en el lugar exacto donde se iz√≥ por primera vez la bandera argentina. Cruzar la Avenida de 9 Julio no es f√°cil, al menos de una vez. Entonces, si lo desea, cuidado con los coches y los sem√°foros.


3 Teatro Colón

Teatro col√≥n es otra parada imperdible en un viaje a Buenos Aires. Est√° localizado en Plaza Lavalle, junto a la Avenida de 9 Julio, y es reconocido por unanimidad entre los los 10 mejores teatros de √≥pera del mundo (incluso entre los 5 mejores en ac√ļstica). El principal arquitecto de la obra fue el italiano Francesco Tamburini asistido y, tras su muerte, sustituido por el alumno Vittorio Meano. Este √ļltimo, sin embargo, unido en el destino a su maestro, no pudo completar el proyecto, que finalmente fue completado por el arquitecto belga Julio Dormal. No es necesario ser un apasionado de la m√ļsica cl√°sica para apreciar la grandeza y el encanto del Teatro Col√≥n, tanto es as√≠ que quien lo desee puede muy bien participar en una visita guiada sin tener que asistir a un espect√°culo de √≥pera (m√°s informaci√≥n en lugar: www.teatrocolon.org.ar). Hay que decir que el teatro no es el √ļnico atractivo de la zona. A poco m√°s de un kil√≥metro se encuentran las maravillosas Palacio Barolo (tambi√©n se puede visitar) y, sobre todo, Palacio de Congresos, dise√Īado por el mencionado Vittorio Meano. El Congreso de Buenos Aires sigue al Capitolio de Washington y, junto con la Casa Rosada en Plaza de Mayo, representa uno de los itinerarios m√°s populares para los turistas de vacaciones en la capital argentina. Un camino pol√≠tico entre el poder ejecutivo y el legislativo que atraviesa la igualmente bella Avenida de Mayo con sus numerosos edificios de estilo franc√©s. Para ver!


4 librería El Ateneo

Si el camino de la Casa Rosada al Congreso desde un punto de vista tur√≠stico puede considerarse el itinerario pol√≠tico de Buenos Aires, que del Teatro Col√≥n a la Librer√≠a El Ateneo en cambio representa elitinerario cultural de la excelencia. Desde uno de los teatros m√°s bellos del mundo hasta una de las librer√≠as m√°s bellas del mundo, seg√ļn el diario ingl√©s The Guardian solo precedido por el Boekhandel Dominicanen, una iglesia desconsagrada en Maastricht (Holanda) transformada en librer√≠a a principios de los a√Īos 00. El Ateneo, por otro lado, fue originalmente un teatro (Grand Splendid Theatre) y antes de su transformaci√≥n definitiva en librer√≠a, de la mano del arquitecto Francesco Manzone, tambi√©n ten√≠a un par√©ntesis como cine. Para hacer que la ubicaci√≥n sea fascinante es el "Di√°logo virtuoso" establecido entre nuevo uso previsto y L 'huella arquitect√≥nica original. Es decir, el escenario se transform√≥ en una zona de caf√©, mientras que los sillones y la c√ļpula permanecieron en su lugar, dando a todo el ambiente un gran ambiente retro que atrae a muchos visitantes cada a√Īo. ¬°No ser extra√Īado!

5 Puerto Madero

A unos 2 kil√≥metros de la Plaza de Mayo, a orillas del R√≠o de la Plata, hay Puerto Madero, el m√°s occidental de los barrios de Buenos Aires. Rascacielos, oficinas, museos y actividades comerciales marcan el d√≠a a d√≠a de esta zona, cuya visita en profundidad lleva al menos un d√≠a. Entre las muchas cosas para ver, hay dos paradas imprescindibles: el Reserva Ecol√≥gica Costanera Sur y Puente de la Mujer. La primera, como su nombre indica, es un √°rea protegida, una de las pocas √°reas de Buenos Aires donde realmente es posible disfrutar de una caminata, o incluso de un paseo en bicicleta m√°s saludable, aisl√°ndose por completo del ajetreo metropolitano. No es de extra√Īar que los ecologistas locales lo defiendan firmemente contra el abandono y los apetitos inmobiliarios. El Puente de la Mujer, por su parte, es un puente ultramoderno de 160 metros construido en 2001 seg√ļn un dise√Īo del arquitecto espa√Īol Santiago Calatrava. La forma c√≥nica debe recordar la de una pareja de bailarines inmersos en un tango apasionado, aunque no falten las combinaciones con un arpa, o incluso un anzuelo. Como se dijo, estos dos no son los √ļnicos puntos de inter√©s en Puerto Madero: si hay tiempo y forma, el Museo Fortabat, la Centro de artes Faena y barcos Fragata Sarmiento e Corbeta Uruguay, estos tambi√©n convertidos en espacios de museo. ¬°No ser extra√Īado!

6 San Telmo

Despu√©s de Puerto Madero es el turno de San Telmo, barrio multi√©tnico de Buenos Aires donde, a principios del siglo XIX y XX, se asentaron numerosos inmigrantes del viejo continente. Los edificios preexistentes fueron readaptados a viviendas sociales y, seg√ļn la leyenda, fue en uno de estos ambientes, caracterizado por una fuerte solidaridad interna, donde naci√≥ la m√ļsica del tango. Tango que se sigue bailando en las calles del barrio, especialmente los domingos con motivo de mercado abierto que va desde Plaza Dorrego hasta Calle Defensa. La Feira de San Telmo naci√≥ en los a√Īos 70 del siglo pasado como un mercado de antig√ľedades pero pronto se sumaron otro tipo de productos: souvenirs, indumentaria, bisuter√≠a y coleccionables como los famosos fileteados, placas decorativas generalizadas en Buenos Aires. Adem√°s, en San Telmo tambi√©n hay un mercado interior de frutas y verduras (Mercado de San Telmo), una Iglesia ortodoxa rusa y varios museos. Tres en particular: el Museo Hist√≥rico Nacional; La Museo de Arte Moderno y Museo de Arte Contempor√°neo (MACBA). Teniendo que elegir, este √ļltimo es quiz√°s el que m√°s que los dem√°s merece una visita (www.macba.com.ar).

7 La Boca

San Telmo no fue el √ļnico barrio de Buenos Aires donde se asentaron inmigrantes europeos. Tambi√©n ah√≠ zona de la confluencia (la Boca) de los r√≠os Riachuelo y R√≠o de la Plata estaba poblada por espa√Īoles, estos √ļltimos procedentes en su mayor√≠a de G√©nova. Raz√≥n, las oportunidades laborales que ofrece el puerto de la ciudad cercana. Las condiciones de vida de los inmigrantes aqu√≠ eran a√ļn m√°s duras que en San Telmo donde - hemos visto - era posible ocupar los edificios ya presentes. En La Boca, en cambio, tuvo que hacer virtud de la necesidad, reciclando las l√°minas de barcos y contenedores para crear verdaderos alojamientos improvisados. Estas caba√Īas fueron luego pintadas con las pinturas de desecho de los barcos; un toque de color necesario para reconocer las acomodaciones y tambi√©n para exorcizar el ‚Äúgris‚ÄĚ de vidas vividas en condiciones sumamente dif√≠ciles. Una lecci√≥n de vida que se convirti√≥ en fuente de inspiraci√≥n para Benito Quinquela Mart√≠n, el pintor creador de "El Caminito". Se trata de un museo al aire libre que naci√≥ en la d√©cada de 50 a partir de la recuperaci√≥n de una parte de estas casas sui generis, que mientras tanto hab√≠an sido suplantadas por viviendas p√ļblicas. Hoy La Boca es una parada imperdible en una visita a Buenos Aires. Adem√°s de El Caminito y el Museo Benito Quinquela Mart√≠n en la zona se encuentra el "Museo de la Pasi√≥n Boquense", que celebra la epopeya deportiva de Boca Juniors, equipo en el que jug√≥ varias veces Diego Armando Maradona. Unos 500 metros all√≠ "La Bombonera", el estadio de Boca Juniors que se puede visitar en conjunto con el museo. Mas informaci√≥n en lugar: www.museoboquense.com.

8 Retiro y Cementerio Monumental de la Recoleta

Retiro es uno de los barrios m√°s tur√≠sticos de Buenos Aires., lleno de tiendas, caf√©s, bares, restaurantes y una serie de otras atracciones comerciales. Sin embargo, no siempre fue as√≠. De hecho, el top√≥nimo delata el origen rural de la zona. A finales del siglo XVII, de hecho, el gobernador Agust√≠n de Robles construy√≥ una mas√≠a en esta zona y quiso rebautizarla como "El Retiro" para destacar la lejan√≠a de la ciudad. Las cosas cambiaron a fines del siglo XIX, cuando una epidemia de fiebre amarilla empuj√≥ a la burgues√≠a al sur de Plaza de Mayo a abandonar los barrios de San Telmo y La Boca para evitar el contagio. Como hemos tenido la oportunidad de contar, estos espacios urbanos fueron ocupados luego por inmigrantes europeos, mientras la clase acomodada de Buenos Aires se instal√≥ en este peque√Īo y elegante barrio que se puede recorrer f√°cilmente a pie. Como evidencia de las glorias que hubo Palazzo Paz (ver foto), la casa privada de principios del siglo XX del embajador argentino en Francia (y editor) Jos√© Camilo Paz. Estamos hablando de un edificio de m√°s de 900 metros cuadrados repartidos en 12.000 plantas para un total de 4 habitaciones. Esta casa, ahora utilizada como museo, tiene vistas a la hist√≥rica. Plaza San Mart√≠n, nombrado en honor a Jos√© de San Mart√≠n, arquitecto de la independencia de Espa√Īa. Tambi√©n hay una estatua dedicada al h√©roe nacional, ubicada a unos cientos de metros del mausoleo que conmemora a los soldados argentinos que murieron en el conflicto con Inglaterra por las islas Malvinas. No ha terminado, porque a menos de 2 kil√≥metros de Retiro es el Monumental Cementerio de la Recoleta donde est√°n enterradas muchas de las personalidades m√°s ilustres e influyentes de toda Argentina. Sobre todo, la inolvidable Evita Per√≥n.

9 Palermo

Si despu√©s de visitar la tumba-mausoleo de Evita quieres profundizar en su vida y obra, debes acudir a barrio Palermo, el m√°s grande de Buenos Aires. En este barrio hay un museo √≠ntegramente dedicado a la primera dama con fotos, libros, carteles y una infinidad de otros documentos que permiten reconstruir la experiencia p√ļblica y privada de esta aut√©ntica hero√≠na nacional. Evidentemente no es el √ļnico motivo para visitar esta zona donde se encuentran algunos de los mejores restaurantes de la ciudad y, sobre todo, muchos museos. No te pierdas el Museo de Arte Latinoamericano (MALBA) y Museo Nacional de Bellas Artes. El primero alberga la colecci√≥n privada del fil√°ntropo Eduardo Francisco Costantini: cientos de obras con lo mejor del arte latinoamericano contempor√°neo, entre las que destacan las firmas de Fernando Botero y Frida Kahlo. El Museo de Bellas Artes no es una excepci√≥n: adem√°s de muchas obras de Benito Quinquela Mart√≠n (ver punto 6) y otros artistas argentinos contempor√°neos, tambi√©n se exhiben pinturas de Cezanne, Picasso, Rembrandt, Toulose Lautrec y Van Gogh. Parque Tres de Febrero (Parque 3 de Febrero), una cuidada zona verde donde a los habitantes de Buenos Aires les encanta pasar los fines de semana entre caminatas, jogging, ciclismo y picnics. Finalmente vale la pena explorar Palermo Soho, uno de los dos suburbios en los que se divide el vecindario (el otro es Palermo Hollywood). Soho es la zona "hipster" de Buenos Aires, en particular Plaza Serrano repleto de tiendas y boutiques donde es agradable detenerse y curiosear.

10 Museo Carlos Gardel

Se dice que tan pronto como se tenga noticia de la muerte de Carlos Gardel, ocurrido en junio de 1935 debido a un accidente a√©reo, en Nueva York y Cuba se registraron casos de suicidio de mujeres golpeadas por la tr√°gica muerte. Una an√©cdota que da una buena idea de lo fuerte que era el "mito" en torno a este autor en los a√Īos 20 y 30 del siglo pasado, considerado el mejor int√©rprete de la m√ļsica de tango. Casi setenta a√Īos despu√©s, en 2003, una doble iniciativa reaviv√≥ la pasi√≥n por Gardel y el tango argentino: por un lado elUNESCO que dec√≠a la voz del cantante Patrimonio Cultural de la Humanidad; por el otro, el Direcci√≥n General de Museos de Buenos Aires que decidi√≥ transformar la casa donde viv√≠a Gardel con su amada madre en un museo. Un museo "peque√Īo-grande" donde se exhiben fotograf√≠as, discos, recuerdos, recortes de peri√≥dicos y una infinidad de otros artefactos que pertenecieron y / o se refieren al cantante. Visitar el Museo Casa Carlos Gardel es, por tanto, una parada importante para quienes quieran profundizar en el Loci Genio de Buenos Aires. Junto con el museo, tambi√©n merece la pena visitar Cementerio de chacarita (no confundir con el otro de la Recoleta), donde est√° enterrado el gran Gardel junto a otras personalidades que han hecho la historia de la ciudad. Solo por nombrar uno, el escritor Osvaldo Soriano mencion√≥ al inicio del art√≠culo.

11 Arte callejero en Buenos Aires

Hasta ahora nos hemos centrado en las cosas cl√°sicas para hacer y ver en Buenos Aires. Sin embargo, hay otro aspecto que merece ser explorado tambi√©n por la creciente contribuci√≥n a la fortuna tur√≠stica de la ciudad. Estamos hablando del arte de la calle que en la capital argentina demanda cada vez m√°s espacios, extendi√©ndose como la p√≥lvora en casi todos los barrios. La expansi√≥n comenz√≥ con las manifestaciones y enfrentamientos callejeros durante la crisis financiera de 2001. Un cuento popular sui generis que pronto, sin embargo, adem√°s de la denuncia interna, abraz√≥ temas, sensibilidades y artistas del exterior. Resultado: hoy Buenos Aires es un destino popular para escritores de todo el mundo.. Si quieres, un poco como lo que pas√≥ con Berl√≠n tras la ca√≠da del muro. Inevitablemente, con el tiempo tambi√©n nacieron recorridos dedicados a la profundizaci√≥n del graffiti y los murales por la ciudad. En las direcciones graffitimundo.com y buenosairesstreetart.com encontrar√° toda la informaci√≥n relevante. ¬°No ser extra√Īado!

1 Cuidado con los carteristas

Las mismas precauciones se aplican a Buenos Aires que a todas las dem√°s metr√≥polis del mundo: no lucir objetos de valor; no camine con su billetera en el bolsillo trasero de sus pantalones; no deje la bolsa sin vigilancia; cuidado con las multitudes en el transporte p√ļblico, en el metro y en los mercados al aire libre; Evite dar vuelta tarde en la noche en algunas √°reas de la ciudad, etc.. Por lo dem√°s, como tambi√©n se mencion√≥ al inicio, los est√°ndares de seguridad en Argentina son en promedio m√°s altos que los de otros estados latinoamericanos. Por lo tanto, las precauciones normales de viaje son suficientes para evitar cualquier peligro.


A√Īade un comentario de 11 cosas que hacer y ver en Buenos Aires y 1 que no hacer
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.