Palacio de Schönbrunn: la maravillosa obra maestra de Viena

Se encuentra entre las atracciones más populares y visitadas de Viena, así como uno de los sitios culturales más importantes de Austria, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 1996.
Palacio de Schönbrunn: la maravillosa obra maestra de Viena
El suntuoso Palacio de Schönbrunn en Viena

Es una de las atracciones más populares y visitadas de Viena así como uno de los sitios culturales más importantes de Austria, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 1996: es el monumental Palacio de Schönbrunn, suntuosa residencia de verano de la familia imperial.




La incomparable vista de la capital, la grandeza del edificio y una parque de sue√Īos lo convierten en el principal destino a descubrir durante un viaje por estos lares.

La historia de la maravillosa obra maestra vienesa

La historia de Schönbrunn tiene sus raíces en Edad Media, cuando la finca se llamaba Katterburg y pertenecía a los dominios feudales de la abadía de Klosterneuburg: aquí también había un molino y se practicaba la agricultura y la viticultura.

Palacio de Schönbrunn: la maravillosa obra maestra de Viena
Palacio de Schönbrunn, Viena

En 1569 fue comprado por el emperador Maximiliano para convertirlo en finca de caza y, a lo largo de los siglos, sufrió diversas modernizaciones y modificaciones.



En particular, en 1696, Leopoldo I encargó al arquitecto Johann Bernard Fischer crear, para su hijo José I, una residencia barroca que emulara el prestigioso Palacio de Versalles pero, debido al presupuesto limitado, esto no fue posible.


De hecho, la obra maestra vienesa se consolid√≥ casi un siglo despu√©s, cuando Maria Teresa y el arquitecto lo elige como residencia de verano Nicolas Pacassi lo reconstruy√≥ y ampli√≥ para ella a partir de 1743 con delicados toques rococ√≥ en ‚ÄúMar√≠a Teresa ocre‚ÄĚ y una fachada ‚Äúbrillante‚ÄĚ en contraste con el Palacio Real m√°s oscuro utilizado durante el invierno.

Sus suntuosos salones fueron escenario de fiestas, asuntos de Estado e incluso vieron una mozart muy joven Actuando ante la corte de los Habsburgo a la edad de 6 a√Īos.

Experimenta el encanto de la corte

Dedicar tiempo a descubrir el Palacio de Sch√∂nbrunn es revivir el encanto de la corte de los Habsburgo en todo su esplendor. El complejo cuenta con buenas 1441 habitaciones de estilo rococ√≥, de los cuales 40 est√°n abiertos al p√ļblico: el Tour Imperial permite admirar 22 mientras que el Grand Tour contin√ļa en los 18 restantes, incluidos los interiores del siglo XVIII en la √©poca de Mar√≠a Teresa.

Inmediatamente llaman la atención los pisos del emperador Francisco José y su esposa "Sissi", ricamente amueblada en estilo del siglo XVIII, con el Sala de Audiencias del Emperador y el llamado "Habitación de nogal“, caracterizado por notables artesonados de nogal de 1766 y un candelabro tallado en madera y revestido de oro.


La dormitorio de Francisco Jos√©, donde muri√≥ tras 68 a√Īos de reinado, es minimalista, con una sencilla cama individual.



Digno de menci√≥n es el apartamento de la emperatriz Isabel con su estudio privado, el vestidor √≠ntimo y luego el dormitorio com√ļn, habilitado para la boda en 1854, y el La habitaci√≥n de Mar√≠a Antonieta que en tiempos de Sissi serv√≠a de comedor: hoy destaca una mesa puesta para la cena familiar con cubiertos de corte, deliciosas copas de cristal y aut√©ntica porcelana vienesa.


Una de las estancias con más encanto del Palacio es sin duda la Salón de los espejos, con los espejos de cristal que le dan nombre y la superlativa decoración rococó en oro blanco.

En la planta baja, sin embargo, llaman la atención habitaciones Bergl, entre las habitaciones más fabulosas que ocupó María Teresa, con espectaculares murales en las paredes que van desde formales jardines barrocos hasta paisajes exóticos, creados por el artista bohemio. Johann Wenzel Bergl.

Finalmente, entusiasma al Gran galer√≠a, de 43 metros de largo, adornado con frescos, estucos, decoraciones de estilo rococ√≥ y dos imponentes l√°mparas de ara√Īa de cristal.



Un parque extraordinario por decir lo menos.

Si el Castillo es una aut√©ntica joya, el parque, abierto al p√ļblico desde 1779, no es una excepci√≥n.

De casi dos kilómetros de ancho y de estilo barroco, alberga fuentes, monumentos, estatuas y jardines ingleses y se revela como un inimitable lugar de esparcimiento para ciudadanos y turistas, abierto de forma gratuita salvo algunas excepciones.

Ver elInvernadero de naranjos, un t√ļnel de 189 metros de largo construido para albergar √°rboles de c√≠tricos en invierno y que ahora alberga conciertos diarios, el Fuente del Obelisco, construido en 1777, el Gloriette, uno de los monumentos m√°s significativos, que conmemora la batalla de Kolin en la que Austria derrot√≥ a Prusia en 1756, y el zoo, el m√°s antiguo del mundo.

A√Īade un comentario de Palacio de Sch√∂nbrunn: la maravillosa obra maestra de Viena
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.