11 cosas que hacer y ver en las Maldivas y 3 que no hacer

11 cosas que hacer y ver en las Maldivas y 3 que no hacer
Maldive
11 cosas que hacer y ver en las Maldivas y 3 que no hacer

Aunque la industria del turismo de Maldivas promueve una imagen bastante estereotipada de estas islas, todo en nombre de playas desiertas, mar y tranquilidad, al contrario el perfil del turista que decide tomarse unas vacaciones en estos lares no es √ļnico. Existen amantes del lujo (Maldivas, desde este punto de vista, tiene una oferta con pocos iguales en el mundo), hay pareja de boda, familias con ni√Īos a cuestas e viajeros independientes, en su mayor√≠a aficionados al buceo. La aclaraci√≥n es importante, ya que sugiere prudencia en la elecci√≥n de la estancia, precisamente para evitar encontrarse en una situaci√≥n diferente a la imaginada. Una elecci√≥n que en los √ļltimos a√Īos - hay que decirlo - ha crecido considerablemente gracias a casa de hu√©spedes, casas particulares adaptadas para hu√©spedes en las que, sin embargo, a diferencia de los alojamientos tradicionales, existe una mayor interacci√≥n con la poblaci√≥n local. Un detalle importante que nos permite profundizar en los usos y costumbres de los maldivos, musulmanes (incluso la obtenci√≥n de la ciudadan√≠a est√° subordinada a la profesi√≥n de fe isl√°mica) y anclados a un sistema de valores bastante conservador. Hay otra forma de darse cuenta de la diferencia entre las Maldivas "tur√≠sticas" y las que, en cambio, viven all√≠ todo el a√Īo. Esta otra forma es visitar Mal√® (aunque sea un par de horas), la capital donde vive casi un tercio de la poblaci√≥n de la Rep√ļblica de Maldivas. Nuestra historia comienza aqu√≠. Feliz lectura.





PS: En los √ļltimos a√Īos, Maldivas ha experimentado varias fases de inestabilidad pol√≠tica con el aumento de marchas y manifestaciones, especialmente en la capital Mal√©. Hay que decir, sin embargo, que hasta ahora la econom√≠a tur√≠stica no ha sufrido repercusiones. Sin embargo, antes de viajar a un destino lejano como Maldivas, siempre es recomendable consultar el lugar "Viajar seguro" del Ministerio de Asuntos Exteriores, as√≠ como registrarse en el lugar "D√≥nde estamos en el mundo" siempre dentro delUnidad de Crisis de la Farnesina.

1 hombre

Como se reiter√≥ al principio si, adem√°s del aspecto ex√≥tico de las Maldivas, se desea profundizar en la cultura, costumbres y tradiciones de sus habitantes, es recomendable visitar, aunque solo sea por unas horas, Male, la capital. La primera diferencia macrosc√≥pica con el paisaje cl√°sico del archipi√©lago es la hiperurbanizaci√≥n de esta isla de apenas 5 kil√≥metros cuadrados.. Un fen√≥meno imparable que comenz√≥ en los a√Īos 30 del siglo pasado con la apertura de bancos, escuelas y oficinas p√ļblicas y continu√≥ en los a√Īos 70 con la explosi√≥n del turismo. Aun as√≠, sin embargo, la imagen no coincide del todo con la de una capital "cl√°sica". De hecho, en medio de tantos edificios y rascacielos, sobreviven espacios sociales aut√©nticamente ‚Äúmaldivos‚ÄĚ, como el mercado de frutas y verduras y el mercado de pescado. Visitarlos no solo significa presenciar los momentos emocionantes de la venta, sino que da la medida de cu√°nto Las actividades tradicionales conservan un papel que dista mucho de ser marginal en la econom√≠a local, especialmente para los habitantes de las islas m√°s distantes.. La religi√≥n tambi√©n juega un papel muy importante, por ejemplo, al exigir a los turistas que respeten ciertos comportamientos espec√≠ficos, especialmente en lo que respecta al consumo de alcohol (prohibido) y ropa. Tanto para la visita de las mezquitas (sobre todo, laMezquita del viernes viejo y Gran Mezquita del Viernes), que por el de Museo Nacional, la ropa adecuada sin escotes y otras partes del cuerpo expuestas es fundamental. Otro elemento t√≠pico son i tienda de t√©, los restaurantes de Mal√® donde se sirven los platos caracter√≠sticos comidas cortas, snacks y degustaciones de gastronom√≠a local. Por √ļltimo, ten cuidado con las motos que zumban por las calles de la ciudad. El riesgo de atropello es alto, por lo que no es apropiado quedarse en la ciudad si viaja con ni√Īos peque√Īos a cuestas.



2 Norte de Malé

La proximidad a la capital y al aeropuerto internacional de la isla de Hulhule, hizo que elAtol√≥n del norte de Mal√© uno de los m√°s desarrollados de las Maldivas. Est√° formada por cientos de islas, de las cuales solo 29 est√°n habitadas. F√≠sicamente Mal√® tambi√©n forma parte de ella pero, considerando el estatus de capital, la capital es Thulusdohoo, una isla de poco m√°s de 1000 habitantes en el lado este del atol√≥n. Thulusdohoo es muy popular entre los surfistas mientras HimmafushiGracias al boom tur√≠stico, se ha convertido en la isla de las compras. Desde la producci√≥n artesanal de tambores hasta las esculturas de palisandro de tiburones, mantarrayas y delfines, muchos turistas de todos los complejos tur√≠sticos acuden a esta isla todos los d√≠as para comprar el cl√°sico recuerdo para llevar a casa. No ha terminado porque tambi√©n merecen una visita. Huraa e Dhiffushi. El primero, si bien ha sido testigo de la apertura de varias casas de hu√©spedes en los √ļltimos a√Īos, ha conservado casi intacto el rostro de una isla tradicional; Dhiffushi, por otro lado, sigue estando profundamente vinculado a la agricultura y la pesca, de cuya importancia ya hemos hablado antes. Por lo dem√°s, el norte de Mal√© ofrece una abundancia de todo lo que ofrecen los otros atolones de las Maldivas: paisajes impresionantes, mar cristalino, vegetaci√≥n exuberante y, sobre todo, varios puntos de buceo para observar de cerca tiburones, mantarrayas, delfines, corales y todo. las otras maravillas de esta porci√≥n del Oc√©ano √ćndico.



3 Sur de Malé

Tan cerca tan lejos. La expresi√≥n ilustra claramente la diferencia entre los atolones del norte de Mal√© y el sur de Mal√©. Este √ļltimo, de hecho, est√° mucho menos habitado que el primero. Solo hay tres islas habitadas en comparaci√≥n con las veintinueve del norte de Mal√© y, otra diferencia fundamental, est√°n ubicadas a cierta distancia entre s√≠. Por lo tanto, el efecto ex√≥tico est√° garantizado con la ventaja, sin embargo, de estar a solo una hora en ferry desde la capital Mal√© y desde el aeropuerto de Hulhul√® que lleva el nombre del presidente Ibrahim Nasir, fallecido en 2008. El otro aspecto que hace diferente a Mal√© Sud es la apertura de numerosas casas de hu√©spedes Maafushi. Inevitablemente, esta isla de poco m√°s de mil habitantes se ha convertido el m√°s din√°mico y cosmopolita de las Maldivas incluso si, hay que decirlo, el intercambio cultural entre locales y turistas no siempre es f√°cil. Prueba de ello es la elecci√≥n de reservar una playa solo para hu√©spedes extranjeros (ver foto) evitando as√≠ avergonzar a los vecinos, que se oponen a la exhibici√≥n de escotes y desnudos. Por lo dem√°s, lo m√°s destacado de unas vacaciones en el sur de Mal√® es el buceo. la Canal Vadhoo Kandu que divide los dos atolones ofrece numerosos puntos de buceo de diferente dificultad. Recordamos algunos de ellos sin pretender ser exhaustivos: Cuevas de Vaadhoo, cuevas de Valassaru, cuevas de Vangali, Guraidhoo Kandu y Kuda Girl. ¬°Que hacer!

4 Ari

Anote estos nombres: Rashdoo Maldivarum e Dhidhdhoo Beyru. Son dos de los lugares de buceo m√°s famoso del mundo, frecuentado durante todo el a√Īo por miles de buceadores. Ambos se encuentran enAtol√≥n Ari, 81 islas (de las cuales solo 18 est√°n habitadas), a unos sesenta kil√≥metros de Mal√©, la capital de Maldivas. El primer lugar de buceo es mejor conocido como "Punta de martillo", sitio de avistamiento de tiburones martillo y est√° ubicado cerca de Rashdoo, el centro principal de Alif Alif, parte norte del atol√≥n de Ari (North Ari). Dhidhdhoo Beyru, por otro lado, se encuentra en el extremo suroeste del atol√≥n (Ali Dhal o South Ali) y debe su fama al paso de uno de los animales m√°s misteriosos y fascinantes de la tierra: el tibur√≥n ballena (ver foto). A pesar de su tama√Īo (puede superar los 12 metros de longitud), el tibur√≥n ballena es inofensivo y se alimenta de plancton. Sus h√°bitos y estilos de vida a√ļn no se conocen del todo, por lo que es objeto de diversos estudios cient√≠ficos, algunos realizados en esta parte de Maldivas. Obviamente, los mencionados anteriormente no son los √ļnicos puntos de buceo de Ari. Vale la pena mencionar otros dos: Madivaru, un sitio donde es f√°cil encontrar mantarrayas y Naufragio Halaveli, sitio de buceo creado en 1991 con el hundimiento deliberado de un barco mercante a m√°s de 30 metros. Por lo dem√°s, lo que se ha dicho anteriormente para los otros destinos se aplica a Ari: hermosas playas, mar cristalino, resorts de lujo y soluciones (relativamente) m√°s asequibles para viajeros independientes. El atol√≥n tambi√©n tiene un peque√Īo aeropuerto en la isla de Maamgili. Desde aqu√≠ parten y aterrizan docenas de hidroaviones todos los d√≠as y se trasladan al aeropuerto internacional de Mal√©. ¬°Sugestivo!

5 Haa Alifu

Si eliges Haal Alifu, Haa Dhaalu (ver siguiente punto) o cualquier otro de los atolones ubicados al norte del archipi√©lago de Maldivas, debes estar seguro de la decisi√≥n. Las distancias desde la capital Mal√© y el aeropuerto internacional de Hulhule son muy largas: no menos de 2 horas de viaje (4 incluyendo el regreso) a las que hay que sumar el tiempo que tarda en llegar a Maldivas y el tiempo de espera entre una conexi√≥n y otro. Dicho esto, elEl atol√≥n Haal Alifu es definitivamente el lugar adecuado para aquellos que desean combinar la relajaci√≥n absoluta y el conocimiento de las costumbres y tradiciones locales.. En el primer aspecto (relajaci√≥n), la garant√≠a es precisamente la distancia de los atolones australes m√°s concurridos que acabamos de mencionar; en lo que se refiere a la profundizaci√≥n de la historia local, sin embargo, una visita a Utheemu, isla natal de Mohammed Thakurufaanu arquitecto, en el siglo XVI, de la guerra de liberaci√≥n de Portugal. En la isla hay un monumento (con una biblioteca y un museo contiguos) que celebra las haza√Īas del hombre venerado como heroe nacional por todos los habitantes de las Maldivas. Pero ten en cuenta que Utheemu no es la capital (en la foto, la playa de la isla). En contraste, la isla principal del atol√≥n es Dhidhdhoo, mientras Hoarafushi, Kelaa e Uligamu son las otras islas de Haa Alifu que vale la pena visitar.

6 Haa Dhaalu

Por el atol√≥n de Haa Dhaalu lo anterior se aplica a Haa Alifu. Aquellos que deciden venir a estas partes saben muy bien que est√°n fuera de los caminos trillados del turismo de masas en las Maldivas. Despu√©s de todo, hasta 1958, Haa Alifu y Haa Dhaalu constituyeron un solo atol√≥n: Thiladhunmathi. Luego tom√≥ el relevo la divisi√≥n administrativa, aunque el topos utilizado en muchos casos sigue siendo el del pasado: Haa Dhaalu, por ejemplo, tambi√©n se conoce como Thiladhunmathi South. La capital es la isla de Kuludhuduffushi, en el que vive m√°s de la mitad de la poblaci√≥n (unos 10.000 habitantes) de todo el atol√≥n. Aunque no hay aeropuerto (que se encuentra en la isla de Hanimaadhoo), Kulhudhuffushi es, con mucho, el centro m√°s importante: la presencia del hospital y la escuela secundaria ha liberado parcialmente al territorio de las actividades tradicionales relacionadas con la pesca que, sin embargo, sigue marcando la vida cotidiana de esta parte de las Maldivas. En definitiva, venir aqu√≠ significa renunciar a los resorts m√°s exclusivos a cambio, sin embargo, por Paisajes insulares √ļnicos en el mundo (en la foto la playa de Hanimaadhoo) y mucha tranquilidad.

7 Shaviyani

Un atolón tan virgen que la capital, Milandhoo, estuvo deshabitada hasta 1997! Esta pista es suficiente para darse cuenta una vez más de la extraordinaria belleza de las Maldivas. La decisión de antropizar la isla se hizo necesaria a raíz de la contaminación de la red de agua cercana. Makunudhoo, cuyos habitantes se dedicaban principalmente a la agricultura. La actividad se reanudó entonces precisamente en Milandhoo, el tiempo suficiente para recuperar tierras cultivables en un territorio que antes había sido virgen. Además, el atolón de Shaviyani es famoso por la presencia de tortugas que en las 51 islas que la componen (16 habitadas) encuentran las condiciones ideales para su reproducción. Funadhoo, Narudhoo y Kanditheemu los otros centros habitados dignos de mención. En particular en Kanditheemu hay una mezquita donde se conserva el ejemplo más antiguo de escritura tailandesa, característica de las Maldivas y que se remonta a finales del siglo XVI. Se puede llegar al atolón Shaviyani en hidroavión en poco más de una hora desde Malé.

8 Lhaviyani

Hasta ahora hemos insistido varias veces en la importancia de profundizar en las costumbres y tradiciones locales, para tener una imagen m√°s aut√©ntica de las Maldivas. L 'Atol√≥n de Lhaviyani, desde este punto de vista, representa una oportunidad extraordinaria: de hecho, Si bien no faltan complejos tur√≠sticos y casas de hu√©spedes, solo una peque√Īa parte de la poblaci√≥n local est√° empleada en la industria del turismo.. La mayor√≠a, sin embargo, vive de la pesca, la artesan√≠a y las peque√Īas empresas. Estamos hablando de 54 islas de las cuales, sin embargo, solo 4 est√°n habitadas: Naifaru, que tambi√©n es la capital, Hinnavaru, Kurendhooo e Olhuvelifushi. En Naifaru, por ejemplo, una gran parte de la poblaci√≥n vive de la producci√≥n de collares, pulseras y otras joyas en coral y n√°car y, lo que es m√°s interesante, de la producci√≥n de medicinas tradicionales, alternativas al circuito m√©dico oficial y todav√≠a muy difundidas entre los Maldivas. La pesca, como hemos comentado, tambi√©n juega un papel fundamental. Naifaru e Hinnavaru cuentan con importantes flotas pesqueras, sin mencionar laindustria conservera de pescado en Felivaru. Aqu√≠ el at√ļn se enlata y luego se exporta a los mercados de Asia, Oriente Medio y Europa.

9 Noonu

Dijimos anteriormente que elegir un atol√≥n del norte en las Maldivas significa renunciar a las oportunidades del turismo masivo. Sin embargo, tambi√©n puede significar vacaciones en contextos s√ļper lujosos e inaccesibles desde el punto de vista econ√≥mico. L 'Atol√≥n de Noonu tiene exactamente estas caracter√≠sticas: unos pocos pero exclusivos resorts donde una estancia puede superar los 3000 euros por noche. Trece islas habitadas en total: Manadhoo, la capital, no supera los 2000 habitantes, que en cambio son los m√°s poblados Holhundhoo e Velidhoo. En particular, en esta √ļltima isla cada semana llega un ferry nocturno desde el mercado de pescado de Mal√©. Zarpar a bordo de este veh√≠culo sin asientos y en el que la gente suele dormir en el suelo, puede ser una fuente de gran encanto, ciertamente diferente al transfer en hidroavi√≥n que ponen a disposici√≥n los resorts presentes. No ha terminado, porque el atol√≥n de Noonu tambi√©n es importante desde un punto de vista hist√≥rico y medioambiental. En la isla de Landhoo, de hecho, se encuentran los restos de una "hawitta", un gran megalito que fue construido por la poblaci√≥n "redin" que, seg√ļn algunos estudios, pobl√≥ por primera vez las Maldivas alrededor del a√Īo 2000.. Desde el punto de vista ambiental, sin embargo, vale la pena recordar la instituci√≥n de Parque Nacional Marino Edu Faru. Estamos hablando de 9 islas en el lado oriental del atol√≥n (archipi√©lago de Edu Faru) que, por decisi√≥n del gobierno, deben permanecer incontaminadas para proteger la extraordinaria biodiversidad marina y terrestre que caracteriza a estos lugares.

10 Baa

Junto con Dhidhdhoo Beyru en la vertiente sur del atol√≥n de Ari (ver punto 4), el otro lugar en las Maldivas donde es muy probable que se encuentre con el tibur√≥n ballena es Hanifaru Huraa en el atol√≥n de Baa.. De hecho, es principalmente gracias a la fama de Hanifaru Bay que, en 2011, La Unesco ha incluido el atol√≥n de Baa - setenta y cinco islas, trece habitadas - en la lista especial de sitios de la Reserva Mundial de la Biosfera. Un reconocimiento que, desde un punto de vista naturalista, coloca a South Maalhosmadulu (el otro topos por el que se conoce al atol√≥n) al mismo nivel que las Gal√°pagos, en el Oc√©ano Pac√≠fico. Evidentemente, gracias a la fama de Hanifaru y los otros sitios de buceo de Baa, el turismo ha desplazado a las actividades tradicionales que sin embargo siguen marcando la vida cotidiana de los habitantes del atol√≥n. En particular, la producci√≥n de Feyli, la caracter√≠stica pareo de las Maldivas, en capital Eydhafushi todav√≠a emplea a un n√ļmero significativo de trabajadores. ¬°Ser visto!

11 Raa

Rincón virgen de las Maldivas, elEl atolón de Raa ha experimentado un desarrollo turístico mucho menor que el resto del archipiélago. Solo hay un par de complejos turísticos presentes, razón por la cual la mayoría de la población todavía vive de los ingresos de la pesca. Ahí flota pesquera más grande se encuentra en capital Ugofaaru, mientras que el anuncio Alifushi, una isla fuera del atolón, los residentes se especializan en construir dhoni, el barco típico de las Maldivas construido con madera de cocoteros. Y son los cocoteros, junto con las playas blancas y el mar cristalino lo que dibuja el paisaje del atolón de Raa, dividido de Baa por el Moresby Chanel (Hani Kantu), canal de agua que lleva el nombre del oficial de la Royal Navy británica Robert Moresby, autor del primer estudio topográfico de las Maldivas en la década de 30. El Moresby Chanel da varios lugares espectaculares para bucear: quienes vienen a este atolón, de hecho, lo hacen principalmente por el maravilloso paisaje marítimo. En resumen, el atolón de Raa representa plenamente el cliché de Maldivas al que nos referimos en la introducción. Para ver!

1 Cosas para no olvidar empacar

Adem√°s de su pasaporte, documentos de viaje, tarjeta (s) de cr√©dito y ropa adecuada, La lista de cosas que no debes olvidar para un viaje a Maldivas es largu√≠sima: gafas de sol, bloqueador solar, c√°mara, cargador, adaptador de corriente, medicinas, etc. En otras palabras, es necesario hacer una mentalidad local de todo lo que se puede utilizar para evitar tener que comprarlo localmente gastando mucho m√°s. El asesoramiento va dirigido sobre todo a lunamieleros y viajeros independientes, estos √ļltimos en gran aumento en los √ļltimos a√Īos. Incluso los entusiastas del buceo deben prestar mucha atenci√≥n a todo lo que se pueda utilizar para satisfacer mejor su pasi√≥n. Si bien los complejos tur√≠sticos tienen todo lo que necesitan para bucear y hacer esn√≥rquel, los buceadores m√°s experimentados generalmente tienen sus propias preferencias en t√©rminos de qu√© modelos y materiales usar. Por lo tanto, incluso aqu√≠, se necesita un m√≠nimo de atenci√≥n en la selecci√≥n de las cosas a traer, obviamente sin exagerar.

2 No te vistas con ropa escasa

Los maldivos son todos musulmanes. La dial√©ctica entre secularismo y religi√≥n en estas islas es diferente a la que estamos acostumbrados en los pa√≠ses occidentales. Los escotes, incluso insinuados, y en general vestidos demasiado casuales, pueden generar malentendidos con los lugare√Īos. Incluso llevar s√≠mbolos de otras religiones, como un crucifijo com√ļn alrededor del cuello, puede dar lugar a solicitudes de aclaraci√≥n. En los balnearios, hay que decirlo, hay mucha m√°s tolerancia, incluso con respecto al consumo de alcohol, pero quienes quieran conocer m√°s sobre las costumbres y tradiciones locales navegando por los alrededores har√°n bien en tener en cuenta lo que acabamos de decir. Por lo dem√°s, no se preocupe. Los maldivos son alegres y est√°n absolutamente bien dispuestos con los turistas.

3 No alimente a los peces

Un para√≠so naturalista como el de las Maldivas debe estar absolutamente protegido. Algunas recetas son f√°ciles de entender, como no dejar basura en las playas o, peor a√ļn, en el mar. Otros, en cambio, merecen ser explicados ya que, en la superficie, puede parecer que no est√°s haciendo nada malo. Como, por ejemplo, alimentar a los peces. La raz√≥n es simple: arrojar comida al agua, o incluso bucear con un trozo de pan (u otro alimento) casi siempre desata un frenes√≠ de alimentaci√≥n entre los peces que es imposible de manejar. Sin olvidar el hecho de que de esta forma se podr√≠a encontrar con especies potencialmente peligrosas.. Por ejemplo, peque√Īos ejemplares de tibur√≥n nadan dentro de los arrecifes de coral que, aunque absolutamente inofensivos, no deben ser solicitados de ninguna manera. En general, sin embargo, es mejor no tocar nada, ni siquiera esponjas, corales, estrellas de mar, a menos que despu√©s de una consulta con alguien del lugar (gu√≠as e instructores si est√°s buceando o haciendo snorkel). ¬°Prevenido!


A√Īade un comentario de 11 cosas que hacer y ver en las Maldivas y 3 que no hacer
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.