8 cosas que hacer y ver en Ajaccio y 1 que no hacer

8 cosas que hacer y ver en Ajaccio y 1 que no hacer
Ajaccio
8 cosas que hacer y ver en Ajaccio y 1 que no hacer

Existen cuatro activos principales alrededor del cual el fortunas tur√≠sticas de Ajaccio: el estado de capital de C√≥rcega; la fama de balneario; La patrimonio natural de las colinas circundantes; y por √ļltimo, pero no menos importante, la primac√≠a hist√≥rica que se deriva de estar all√≠ lugar de nacimiento de Napole√≥n Bonaparte. Si sumamos la suerte de un clima templado durante todo el a√Īo es comprensible que el flujo de visitantes sea pr√°cticamente ininterrumpido aunque con diferentes picos seg√ļn las estaciones. Por lo tanto mar, monta√Īa, historia y cultura estos son los aspectos que m√°s enriquecen tu estancia en Ajaccio, de los que, a continuaci√≥n, descubriremos juntos los principales puntos de inter√©s. Feliz lectura.



1 Catedral de Santa Maria Assunta

Nuestro tour de descubrimiento de Ajaccio comienza desde Catedral de Santa Maria Assunta, sede episcopal de C√≥rcega e sufrag√°nea de la Arquidi√≥cesis de Marsella. La raz√≥n por la que ponemos a esta iglesia en primer lugar no es solo religiosa; m√°s bien tiene que ver con el hecho de que en una ciudad donde casi todo gira en torno a la figura de Napole√≥n Bonaparte, era casi inevitable partir del lugar donde el general franc√©s fue bautizado en 1771 (aunque se han suscitado dudas al respecto). los fuente bautismal se encuentra inmediatamente despu√©s de la entrada a la Catedral y lleva uninscripci√≥n en lat√≠n que dice: ‚ÄúHeic Baptisatus Imperator Magnus‚ÄĚ. Aqu√≠ el gran emperador fue bautizado y, de hecho, aqu√≠ tambi√©n habr√≠a sido enterrado (en Capilla de Nuestra Se√Īora del Rosario) en el caso de que Paris no quisiera recibir sus restos. Las cosas que ver no terminan ah√≠. Tambi√©n merecen el Capillas de la Madonna del Pianto e de Nuestra Se√Īora de la Piedad. En el primero se pueden admirar los murales de Domenico Robusti, hijo de Tintoretto, y un lienzo del famoso pintor franc√©s Eug√®ne Delacroix; en la Capilla de Nuestra Se√Īora de la Merced, sin embargo, hay una estatua de la Madonnuccia, patr√≥n de Ajaccio, se celebra cada a√Īo el 18 de marzo. No muy lejos de la Catedral, finalmente, se encuentra la Casa Natal de Napole√≥n Bonaparte, que discutiremos con m√°s detalle en el siguiente punto.



2 Maison Bonaparte

Como se mencion√≥, la distancia desde la Catedral donde fue bautizado Napole√≥n Bonaparte hasta la casa donde vivi√≥ ininterrumpidamente hasta los nueve a√Īos, es de apenas 100 metros. Descontado luego ingrese Casa Bonaparte entre las cosas que ver en Ajaccio. El edificio, utilizado como museo en 1967, ofrece una interesante visi√≥n de los muebles, muebles y otros muebles de la segunda mitad del siglo XVIII, pero ser√≠a simplista detenerse en la consideraci√≥n del dise√Īo vintage √ļnicamente. Desde un punto de vista hist√≥rico, de hecho, es mucho m√°s interesante investigar las vicisitudes que unen a la familia Bonaparte con la propiedad que poseen y, m√°s en general, con el destino de C√≥rcega. Baste decir, por ejemplo, que inmediatamente despu√©s del estallido de la revuelta independentista liderada por Pasquale Paoli, los Bonaparte se vieron obligados a reparar un Marsella para escapar de las represalias de los nacionalistas corsos que no perdonaron a la familia su lealtad a Francia. Las cosas se complicaron a√ļn m√°s porque los brit√°nicos tomaron el control de la isla, transformando Casa Bonaparte en un almac√©n de forrajes y armas. Reci√©n a finales del siglo XVIII la propiedad volvi√≥ a estar a disposici√≥n de la familia que, tras haberla restaurado, dej√≥ el cuidado a Camille Illari, hace a√Īos enfermera y ni√Īera del peque√Īo Napole√≥n. El destino posterior del lugar de nacimiento de Napole√≥n Bonaparte est√° inevitablemente ligado al destino del general. Tenemos que esperar hasta mediados del siglo XIX para que la propiedad vuelva a su antigua grandeza, gracias al inter√©s de Napole√≥n III y su esposa Eugenia de montijo que enviaron al arquitecto Alexis Piccard y al pintor-escultor J√©r√īme Maglioli para actualizar las glorias del hogar familiar. Esta, en resumen, es la historia de la Maison Bonaparte en Rue Saint-Charles en Ajaccio. Para obtener m√°s informaci√≥n sobre historia, horarios y m√©todos de visita, consulte el lugar: www.musee-maisonbonaparte.fr.



3 lugar Foch

A medio camino entre la casa natal de Napole√≥n Bonaparte, del que acabamos de hablar, y el Museo Fesch del que, en cambio, hablaremos en el siguiente punto, hay Place Foch, el coraz√≥n del centro hist√≥rico de Ajaccio. Una plaza ordenada, limpia y sombreada (gracias a la presencia de numerosas palmeras) en la que se suceden bares, restaurantes y tiendas de todo tipo. En el centro, un imponente estatua de m√°rmol de napole√≥n con los pies cuatro leones ("Fontaine des quatre lions", ver foto) como una protecci√≥n simb√≥lica del general. Las razones por las que hemos incluido esta plaza entre las cosas que ver en Ajaccio son b√°sicamente tres: en primer lugar, el Museo napole√≥nico dentro del ayuntamientoSal√≥n Napol√©onien Hotel de Ville) con una importante colecci√≥n de medallas, retratos, bustos de la familia y el registro bautismal que certificar√≠a la recepci√≥n del sacramento en la Catedral del peque√Īo Napole√≥n (ver punto 1); en segundo lugar, la presencia del mercado local, con la venta de productos t√≠picos de la regi√≥n (de martes a domingo); finalmente debido a la presencia del estacionamiento de los trenes (Peque√Īo tren) que llevan al turista por la ciudad garantizando, entre otras cosas, dos recorridos diferenciados. Una soluci√≥n, esta √ļltima, especialmente indicada para quienes desembarcan de cruceros y, por tanto, disponen de poco tiempo para conocer m√°s sobre Ajaccio. ¬°Que hacer!



4 Museo Fesch

En una ciudad de solo 65.000 habitantes, incluso m√°s en una isla (aunque tan grande como C√≥rcega), hay uno de los museos m√°s importantes de Francia y Europa. S√≠, porque cuando hablamos del Palais Fesch en Ajaccio, este es el aspecto que hay que dejar claro de inmediato. Este edificio, en el n√ļmero 50 de la Rue Fesch, alberga una de las colecciones de arte italiano m√°s importantes durante un per√≠odo de cinco siglos, desde el '300 al' 700. En importancia, en Francia, es solo superado por el Louvre en Par√≠s con un detalle adicional, sin embargo, que hace que el museo sea a√ļn m√°s fascinante. La mayor√≠a de las obras expuestas, de hecho, formaban parte del colecci√≥n privada del cardenal Joseph Fesch, durante mucho tiempo embajador de Francia ante el Estado Pontificio y, sobre todo, t√≠o de Napole√≥n Bonaparte. Fue durante su estancia en Italia cuando el prelado conoci√≥ el arte de los belpaese, enamor√°ndose de √©l hasta el punto de coleccionar m√°s de 17.000 obras, en su mayor√≠a, como dec√≠amos, pinturas. Aqu√≠ se explica la presencia de Bellini, Botticelli, Tiziano, Perugino, Veronese, Bernini y muchos otros, a lo que se suman otras colecciones p√ļblicas y privadas durante el siglo XX. El Museo Fesch tambi√©n forma parte del Chapelle Imp√©riale, donde, a instancias de Napole√≥n III, de acuerdo con la voluntad del cardenal, est√°n enterrados varios miembros de la familia Bonaparte, comenzando por los padres de Napole√≥n, el progenitor Carlo y su esposa Letizia. Para obtener m√°s informaci√≥n, consulte el lugar: www.musee-fesch.com.

5 memorial de Napoleón

La que est√° en el centro de Piazza Maresciallo Foch no es la √ļnica estatua de Napole√≥n presente en Ajaccio. Hay otro a un kil√≥metro de distancia en Place d'Austerlitz, y es una copia del que se encuentra en la columna de Place Vend√īme en Par√≠s. los "Monumento comm√©moratif de Napol√©on 1er" se remonta a 1938 y consta de una imponente estatua de bronce del general sobre un pedestal de granito igualmente imponente. Al pie del mausoleo est√° esculpida una lista con todas las batallas ganadas por el Emperador de Francia en su carrera pol√≠tica y militar. Tambien hay uno leyenda lo que ha contribuido con el tiempo a hacer de este lugar unatracci√≥n tur√≠stica. De hecho, justo detr√°s del monumento hay una cueva de granito donde se dice que a Napole√≥n le encantaba refugiarse cuando era ni√Īo. El barranco est√° ubicado en un terreno propiedad de la familia Bonaparte en ese momento, de ah√≠ la actitud del joven l√≠der hacia la meditaci√≥n. Para ver!

6 islas Sanguinarias

Le Islas Sanguinarias ellos son parada ineludible de una visita a Ajaccio. Están ubicados a la entrada del golfo de la ciudad, frente al Península de Punta della Parata (coronado por un Torre genovesa del siglo XVI) y son especialmente sugerentes al anochecer, cuando la puesta del sol anima la roca granítica que las compone. El nombre en sí, "Sanguinarios", probablemente se deba a esta reflexión que, en días favorables, sin duda merece ser captada por una larga exposición con trípode y réflex. Hay varias formas de llegar al pueblo. Uno, el más comercial y quizás menos impresionante, es con i trenes que tienen su sede en Place Foch; entonces existe la posibilidad de llegar al archipiélago por mar alquilando un barco en el puerto de Ajaccio; finalmente, por tierra, a lo largo de D111 mejor conocido como el "Route des Sanguinaries", oa través del "Sentier Des Crêtes" itinerario de senderismo para los amantes del senderismo. ¡Que hacer!

7 Casino de Ajaccio

¬°Ay de olvidar empacar ropa elegante para una o m√°s salidas sociales!. Ajaccio, hay que recordarlo, es el objetivo de Turismo internacional y ciertamente no hay escasez de oportunidades de entretenimiento nocturno, especialmente en el centro hist√≥rico. Entre otras cosas, tambi√©n existe la casino, el √ļnico en C√≥rcega, una raz√≥n m√°s para llevar un esmoquin, un traje de noche, y darse el gusto de apostar en la mesa verde sin exagerar. Jugar no es la √ļnica opci√≥n. El Casino Municipal de Ajaccio, de hecho, tambi√©n tiene un bar, restaurante, club lounge y tambi√©n alberga una variedad de eventos y exposiciones. En conclusi√≥n, m√°quinas tragamonedas, ruleta, black jack, pero tambi√©n m√ļsica y cabaret para unas vacaciones inolvidables. Mas informaci√≥n en lugar: casino-ajaccio.com.

8 Las playas de Ajaccio

Como se mencion√≥ al principio, Ajaccio es un famoso balneario. Las playas, unas veinte en total, est√°n muy concurridas durante los meses de verano a partir de la de San francois (ver foto), a unos cientos de metros de Place Foch. Cerca del aeropuerto Napole√≥n Bonaparte, sin embargo, se encuentra la playa de Ricanto pero, en su mayor parte, las playas de la ciudad se suceden a lo largo de la D111, tambi√©n conocida como "Route des Sanguinaires": Barbicaja, Le Week End, Le Terre Sacr√©e, Macumba, Le Goeland, etc.. Finalmente, al norte de las Islas Sanguinaires se√Īalamos: Petit Capo y Grand Capo (Plage de Grand Capo Di Feno). Obviamente, la lista deber√≠a extenderse a las playas de los alrededores, ¬°una raz√≥n m√°s para descubrir las maravillas del mar de Ajaccio y C√≥rcega!

1 Cuidado con los carteristas

Para Ajaccio lo que ya se ha dicho en el art√≠culo sobre C√≥rcega: la marginaci√≥n de algunos suburbios; el sentimiento de independencia; un sentido del honor incomprendido son algunos de los factores que explican la g√©nesis del crimen en la zona. Hay que decir, sin embargo, que el fen√≥meno tiene una especificidad propia, hist√≥ricamente ligada al hecho profundo de la insularidad, por lo que no debe confundirse con los casos de desviaci√≥n urbana en los suburbios de Marsella y Par√≠s. En definitiva, en Ajaccio y C√≥rcega est√° muy bien, y las √ļnicas precauciones a tomar son las "comunes" contra carteristas y ladrones. Por lo tanto: no deje la bolsa sin vigilancia; no guarde la billetera en el bolsillo trasero de los pantalones; no corra con mucho dinero en efectivo; no use pulseras, collares, relojes de gran valor (al menos en algunas situaciones); No deje el coche y la moto, etc., abiertos y / o en lugares aislados.


A√Īade un comentario de 8 cosas que hacer y ver en Ajaccio y 1 que no hacer
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.