A lo largo de Córcega en moto, consejos y diario de viaje en la carretera.

"Por Córcega en moto" es la historia de viaje de Marco y Serena, dos queridos amigos, que recorrieron toda la isla francesa en dos ruedas en junio de 2015. En este diario suyo encontrarás su itinerario, cosas que ver, lo que más les gustó y menos y algunos excelentes. consejo final.

Buena lectura!

‚ÄúA strada bedda un h√® mai longa‚ÄĚ (El hermoso camino nunca es largo) dice un proverbio corso, y una vez m√°s la antigua sabidur√≠a popular resulta apropiada. De hecho, durante estas nuestras primeras vacaciones a trav√©s de C√≥rcega en moto Descubrimos que el "camino" ofrece tantos momentos irrepetibles que ser√° dif√≠cil olvidar el encanto y la magia de los lugares vistos, as√≠ como las sorpresas de encontrar vacas, cabras y jabal√≠es deambulando libremente por los rincones m√°s inesperados.



Córcega en moto, Serena y Marco

Para visitar C√≥rcega en moto, preferimos el mes de junio por las temperaturas suaves, las peque√Īas aglomeraciones de turistas, los precios todav√≠a asequibles y la escasez de precipitaciones.

Por Córcega en moto: itinerario

Córcega en moto: itinerario de viaje

El itinerario de nuestro tour en moto incluye las siguientes etapas intermedias, comenzando y regresando a Bastia:

  • D√≠a 1: Bastia, Biguglia y Linguizzetta
  • D√≠a 2: Aleria, Portovecchio y Palombaggia
  • D√≠a 3: Bonifacio, playa Tonnara y Filitosa
  • D√≠a 4: bosques de Ajaccio, Vizzavona y Corte
  • D√≠a 5: Gargantas del Restonica, de Col de Vergio a Oporto
  • D√≠a 6: de Oporto a Galeria
  • D√≠a 7: Calvi, Ile de Rousse y Saint Florent
  • D√≠a 8: de Nonza a Barcaggio
  • D√≠a 9: Bastia y fin del viaje
  • C√≥rcega en moto: conclusiones

Día 1: Bastia, Biguglia y Linguizzetta

Una vez bajamos del ferry, alrededor de las 8 de la ma√Īana, nos dedicamos a un interesante pero breve recorrido por los puntos m√°s interesantes de Bastia.



Luego nos subimos a la silla con la intención de visitar Reserva natural de Biguglia, hogar de una gran cantidad de flamencos rosados, pero cuando llegamos a la mitad del camino hubo un tremendo aguacero que nos obligó a darnos por vencidos, obligándonos a ponernos la cera rápidamente y continuar hasta el hotel que habíamos reservado: En la casa de Marie.

Uno de los propietarios, Sergio, dio toda la informaci√≥n para no perder por completo la jornada, que mientras tanto estaba orientada al buen tiempo. Y de hecho, siguiendo su consejo, fuimos primero a la playa, enorme y semidesierta donde nos divertimos recolectando conchas, y luego a visitar el peque√Īo pueblo de El tiempo en Linguizzetta. El pueblo en s√≠ no tiene nada especial, pero el camino estrecho y sinuoso sube a trav√©s de pastos, vi√Īedos y bosques espesos, dando finalmente una vista de cuento de hadas.


Playa Linguizzetta

Día 2: Aleria, Portovecchio y Palombaggia

El segundo d√≠a comenz√≥ con una visita al sitio arqueol√≥gico de Aleria, donde es posible admirar las ruinas de la antigua ciudad romana y, si se desea, tambi√©n el peque√Īo museo a un costo de 2 euros. El camino contin√ļa tocando varios pueblos pintorescos, salpicados de olivos, molinos centenarios, caballos pastando.

Después de un relajante descanso de un par de horas en el Playa de Solenzara, enorme extensión de arena blanca con mar cristalino, el viaje se reanuda hacia Porto Vecchio, no sin una breve parada cerca Punta Fautea, desde donde, si lo desea, puede dar un agradable paseo hasta el fuerte genovés estratégicamente ubicado al final del alto acantilado con vista al mar.


Porto Vecchio personalmente fue una decepci√≥n: demasiadas tiendas peque√Īas y con demasiada confusi√≥n t√≠pica de las multitudes de turistas nublan el encanto de la ciudad pero no lo suficiente como para ocultar su abandono.


Otra decepción: la playa del palombaggia. Muy publicitado tanto por blogs como por guías turísticas, no nos impresionó mucho. Quizás porque el desvío de la carretera principal parecía no acabar nunca, o porque nada más pisar esta inmensa playa de arena fina, el fuerte viento nos hizo correr un leve escalofrío por la columna, tanto que nos fuimos corriendo detrás. sólo medio minuto, ahora, vencido por su inexorabilidad. El caso es que en mi opinión la belleza del lugar no merece la pena.

Luego llegamos a Bonifacio por la noche y la primera impresi√≥n es impresionante. A la tenue luz del atardecer, la mirada recorre el peque√Īo puerto y, subiendo poco a poco, cruza la costa erosionada para descansar en el fuerte que domina la bah√≠a.

Bonifacio

Día 3: Bonifacio, playa Tonnara y Filitosa

No habiendo tenido tiempo el d√≠a anterior para visitarlo adecuadamente, dedicamos la mitad de la ma√Īana del tercer d√≠a al centro hist√≥rico de Bonifacio.

Luego nos trasladamos a la hermosa playa rosada del Tonnara, donde nos sumergimos en el agua cristalina, nadando entre besugo, salmonete, besugo y anchoas.

Almuerzo para llevar en el mirador panor√°mico. El tiempo en Roccapina.

Realmente vale la pena desviarse de la ruta para visitar el sitio arqueol√≥gico de Filitosa, donde se conservan bien monolitos que datan del 9000 aC La ruta de visita, verdaderamente sugerente, serpentea a trav√©s de olivos milenarios, antiguas casas de hombres primitivos, √°rboles centenarios y los famosos monolitos antropom√≥rficos. El encanto del lugar est√° bien armonizado con luces y bandas sonoras que acompa√Īan al visitante durante todo el recorrido, de aproximadamente 1 hora y media de duraci√≥n. Coste de la entrada 7 euros. Con 4 euros m√°s es posible comprar el folleto explicativo, pero personalmente no lo recomiendo porque en los puntos de mayor inter√©s hay torretas con gu√≠as de voz grabadas en diferentes idiomas.



El tercer día de nuestro viaje en moto por Córcega termina en Ajaccio donde llegamos por la tarde.

Playa rosa de la Tonnara

Día 4: bosques de Ajaccio, Vizzavona y Corte

Para dos genoveses, visitar C√≥rcega es un poco como redescubrir los antiguos vestigios de cuando G√©nova era "la Soberbia". Antiguas atalayas diseminadas por casi todas partes en defensa de las incursiones sarracenas, puentes que cruzan r√≠os y arroyos, pueblos cuyo centro hist√≥rico se remonta a la dominaci√≥n genovesa y a√ļn conservan sus rasgos caracter√≠sticos. El caso en cuesti√≥n es el centro de Ajaccio, donde los callejones, los edificios, las plazas, el paseo‚Ķ en definitiva, toda la estructura arquitect√≥nica del casco antiguo parece el casco hist√≥rico genov√©s en miniatura, mejor cuidado y m√°s limpio. Evidentemente, la figura de Napole√≥n se encuentra en todas partes: en los letreros de las tiendas, en los nombres de calles y plazas por no hablar de los monumentos dedicados a √©l.

Hoteles recomendados en AjaccioHotel Le Week end (lujo) ‚ÄĘ Residencia 18Bonaparte (medio) ‚ÄĘ Encantador apartamento en el centro hist√≥rico de la ciudad de Ajaccio (medio)

También comenzamos a respirar un cierto atisbo de revolución independentista.

A medida que avanza hacia el centro de C√≥rcega, no es dif√≠cil ver algunos manifiestos pidiendo manifestaciones, escritos en las paredes pidiendo la liberaci√≥n de "patriotas" e insultos al estado franc√©s, se√Īales de tr√°fico utilizadas como campo de tiro.

A lo largo del camino a trav√©s de la maravillosa Bosque de Vizzavona, Hay muchos puntos panor√°micos equipados para picnics, desde los cuales se puede disfrutar de una espl√©ndida vista de las monta√Īas circundantes.

Corte Es realmente hermoso. Los empinados callejones de subida conducen paulatinamente al mirador desde el que se domina, por un lado, el pueblo que asciende paulatinamente hacia la antigua ciudadela cuyo pico se alcanza en el punto panor√°mico m√°s alto, conocido como el ‚Äúnido del √°guila‚ÄĚ; por el otro, una vista vertiginosa del punto de encuentro entre el r√≠o Tavignano y su afluente Restonica. Aqu√≠ se percibe casi f√≠sicamente el deseo de independencia, que algunos hacen alarde de colocar la bandera de C√≥rcega en la ventana.

Corte

Día 5: Gargantas del Restonica, de Col de Vergio a Oporto

M√°s que ning√ļn otro paisaje encontrado en este viaje a C√≥rcega, el que se recorre el quinto d√≠a en el famoso tramo de la Gargantas de Restonica impresiona con la magnificencia de la naturaleza. Se atraviesa un bosque de pinos centenarios que sobresalen hasta donde alcanza la vista tan alto que parecen tocar el cielo, como una catedral cuyas enormes columnas brotan de la maleza h√ļmeda.

Y subiendo cada vez m√°s, se llega al puerto de monta√Īa m√°s alto de C√≥rcega: Col de vergio (en corso Bocca di Verghju) situado a una altitud de 1.477 m.

En este punto se vuelve a bajar, entre rocas rojas que sobresalen, ca√Īones y barrancos que dominan valles encantados. Imperdible, el punto panor√°mico para observar la silueta del Capo Tofanatu (2343 m.) Con una abertura en la roca cuyo origen cuenta una leyenda por la que S. Martino, pastor de Niolo, burl√°ndose del Diablo por los enormes surcos que produc√≠a en la monta√Īa con un arado, tanto lo tiene provocado por induci√©ndolo a arrojar la reja hacia el mar, produciendo el surco de 53 m de ancho. 12 m. De altura, que se pueden identificar f√°cilmente en la cima de la monta√Īa.

Después de una breve parada, Calacuccia para fotografiar el lago artificial, dejamos para Ota, donde, nuevamente para mantener alto el orgullo parroquial, vamos a buscar el antiguo puente genovés, ahora en desuso, con el particular arco elevado.

Finalmente llegu√© a Porto, visitamos el peque√Īo pueblo, subiendo hasta el fuerte genov√©s, para variar, y nos tumbamos en la playa de guijarros para un merecido descanso.

Donde dormir en Porto OtaLos Flujos Azules (medio) ‚ÄĘ El Calipso (medio)

Porto

Día 6: de Oporto a Galeria

La ma√Īana del sexto d√≠a pasa en moto hacia Galeria, entre matorrales mediterr√°neos y acantilados, con una √ļnica parada en el punto panor√°mico de Col de la Croix, desde donde, despu√©s de haber abordado un sendero empinado que se puede recorrer en unos 10 minutos, se puede disfrutar de una espl√©ndida vista del Reserva natural de Scandola.

La peque√Īa ciudad de Galer√≠a ofrece una espl√©ndida playa de guijarros, donde podr√° relajarse y nadar para descubrir calas escondidas.

Donde dormir en GaleriaHotel l'Alivu (econ√≥mico / medio) ‚ÄĘ Hotel Residence Palazzu (medio) ‚ÄĘ Hotel Restaurante Le Filosorma (medio)

Parque Natural de Scandola visto desde el Col de la Croix

Día 7: Calvi, Ile de Rousse y Saint Florent

El séptimo día, la primera ciudad visitada es Calvi, donde incluso aquí se palpa la atmósfera de un antiguo pueblo genovés, hasta el punto de darse el título de lugar de nacimiento de Cristóbal Colón, cuyo presunto lugar de nacimiento estaría ubicado dentro de la antigua ciudadela.

Segunda etapa a Ile Rousse, una encantadora ciudad costera con una espléndida playa de arena blanca.

Muy hermoso tambien Saint Florent, donde pasamos la tarde en la playa de guijarros frente a nuestro hotel.

La velada transcurri√≥ agradablemente paseando por los callejones del pueblo donde en cada esquina o plaza se encontraban diferentes conjuntos musicales, de los estilos m√°s dispares: desde el √©tnico al rock; del pop al mel√≥dico, todo hecho a√ļn m√°s fascinante por un h√°bil juego de luces.

Huelga de las 23 horas, todos sin palabras desde el inicio del concierto de m√ļsica pop en la plaza principal.

Panorama desde la ciudadela de Calvi

Día 8: de Nonza a Barcaggio

Entre saltos, cunetas, hoyos y baches, el octavo itinerario es el m√°s deteriorado encontrado hasta ahora, aunque se nota que algunos tramos han sido asfaltados recientemente y en otros el trabajo en curso es un buen augurio.

Primero detén un Nonza, donde la vista desde el muro opuesto a la iglesia domina la característica playa de cantos rodados negros. Desde arriba parece casi una pizarra, donde los escritos compuestos con guijarros blancos parecen haber sido hechos con tiza sobre la pizarra. Continuando unos 50 m. está la empinada escalera de piedra que conduce al manantial milagroso de Santa Giulia, la patrona de Córcega. Continuando, la escalera llega a la playa, pero nos hemos rendido principalmente por dos motivos: en primer lugar, ante la idea de volver a subir esta escalera con el calor sofocante, que solo para llegar a la fuente había pasado 200 escalones. , nos sentimos como si estuviéramos muriendo; en segundo lugar, saber que el característico color negro de los guijarros se debe a la antigua cantera de amianto cerca de la playa no fue nada tranquilizador.

Continuando, nos refrescamos con un almuerzo para llevar en la hermosa aldea de Pino, con otra torre genovesa m√°s guard√°ndola eternamente.

El camino serpentea a lo largo de la costa escarpada con rocas que dan al mar y vistas impresionantes, hasta Centuri, pero preferimos continuar hacia Barcaggio, con una breve parada en Molino Mattei, accesible a pie en 10 minutos subiendo un empinado camino de tierra y desde el cual la mirada puede barrer un panorama espectacular.

Barcaggio es un peque√Īo pueblo de pescadores exactamente en el extremo norte de la isla. Luego pasamos la tarde relaj√°ndonos en la playa de guijarros y algas, disfrutando de la espl√©ndida vista de la roca del Giraglia, con el famoso faro situado m√°s al norte de C√≥rcega.

Para la cena decidimos volver sobre nuestros pasos para degustar las famosas langostas de Cinturones, un peque√Īo pueblo con vistas al puerto deportivo lleno de barcos de pesca.

La playa negra de Nonza

Día 9: Bastia y fin del viaje

As√≠ que aqu√≠ estamos en el √ļltimo d√≠a.

Nos levantamos temprano por la ma√Īana salimos de Barcaggio con los rayos del sol jugando entre los √°rboles, mientras los halcones comienzan a sobrevolar el paisaje en busca de comida. La vista desde la carretera entre Macinaggio y Bastia es realmente espl√©ndida y un d√≠a claro y soleado ofrece la posibilidad de ver las islas toscanas a lo lejos: Monte Cristo, Capraia y Elba.

Llegados a Bastia a las 8:30, todavía tenemos algo de tiempo antes de la salida del ferry, programado para las 11:00, luego con embarque alrededor de las 9:30 - 10:00, para dedicarnos al inevitable ritual de comprar los souvenirs, todo comido: figatellu; lonzu; brocciu fresco y sazonado; gelatina de mirto; diversas compotas de frutas; miel; galletas típicas y el clásico licor de mirto.

Bastia vista desde el mar

Córcega en moto, conclusiones

En conclusi√≥n, viajar por C√≥rcega en moto, para los apasionados por ella, ofrece sin duda una vista panor√°mica que no se puede obtener en coche. El episodio ideal para corroborar mi afirmaci√≥n es el no infrecuente de un halc√≥n que con las alas extendidas vuela sobre nosotros en sentido contrario, mientras los rayos del sol juegan con las plumas de sus alas. Casi me estaba volcando hacia atr√°s para no abandonar esa imagen extraordinaria. Afortunadamente, el ba√ļl providencial me salv√≥.

Sin embargo, viajar más de 1100 km a un ritmo rápido como lo hicimos nosotros, para los novatos como nosotros, es un poco agotador. En retrospectiva, recomendaría extender las vacaciones proporcionando al menos un par de días de descanso. Por ejemplo: Bonifacio y sus alrededores sin duda merecerían un día de estudio, tal vez incluyendo un paseo en barco para visitar la isla de Lavezzi. También en Ajaccio se podría prever un buen viaje hasta Punta de los Sanguinarios, o agregue una estadía de una noche en Bastia antes de regresar a casa, para visitar mejor el tramo de costa entre Barcaggio y Bastia, tal vez incluyendo una agradable excursión en el Senda de los Aduanas.

¬°Buena ruta!


Audio vídeo A lo largo de Córcega en moto, consejos y diario de viaje en la carretera.
A√Īade un comentario de A lo largo de C√≥rcega en moto, consejos y diario de viaje en la carretera.
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.