Qué hacer en Nusa Penida, Playas y Experiencias Imperdibles

Quien soy
Valery Aloyants
@valeryaloyants
FUENTES CONSULTADAS:

wikipedia.org, lonelyplanet.com

Autor y referencias

Nusa Penida es la más grande de las tres islas Nusa a las afueras de Bali. Nusa Lembongan y Nusa Ceningan son las otras dos islas que componen el trío, cada una con paisajes extraordinariamente impresionantes.

Angélica, nuestra experta que lleva meses viviendo en Bali, nos cuenta que hacer en Nusa Penida!

Al sureste de la isla de Bali, después del estrecho de Badung, se eleva Nusa Penida.

Isla de 203 km², está poblada por unas 7000 personas. Esta figura nos muestra claramente cuál es la situación: sus paisajes salvajes y la poca presencia humana hacen de esta isla un verdadero paraíso en el que refugiarse cuando Bali es caótica y masificada.



  • 1 - Snorkel y Buceo: los mejores lugares para bucear con mantarrayas gigantes
  • 2 - Puestas de sol y paisajes desde los mejores puntos fotográficos
  • 3 - Las mejores playas que no debe perderse en Nusa Penida
  • 4 - templos mágicos
  • 5 - Bellezas naturales: lo que no te puedes perder

Hay muchas cosas que hacer en Nusa Penida, pero comencemos primero con la logística.

Llega a Nusa Penida desde Bali es muy fácil.

Todos los días desde puerto de sanur o desde Padangbai puedes encontrar lanchas rápidas listas para acompañarte a los vecinos Nusa Lembongan, Nusa Ceningan e Nusa Penida en menos de una hora. Podrás desconectar del caos y pasar unos días en total tranquilidad, en absoluta paz.

Los billetes para el transporte rápido en barco también se pueden comprar online:


⇒ Billete de TRANSFER en lancha rápida


Extensiones de vegetación, rocas con vista al océano, naturaleza, colores, silencio. Esta es Nusa Penida. Isla virgen. Escenario ideal para aventureros.

No hay lugares que no debe perderse en este oasis de paz. Aquí están experiencias para vivir.

precaución: No es fácil visitar Nusa Penida solo. Las carreteras son accidentadas y la ausencia casi total de transporte público dificulta la empresa.

Si no tienes ganas de follar, ESTE TOUR te lleva todo el día en el los mejores lugares de la isla.

1- Snorkel y buceo, descubre los fondos marinos nadando con mantarrayas

Por Tropical studio /

Una de las emociones mas fuertes de mi vida.. Usar una máscara y un snorkel para nadar entre estos gigantes del mar fue conmovedor y conmovedor.

Lo snorkel en Nusa Penida es uno de los principales atractivos. Hay varios puntos estratégicos donde dejarse llevar por el movimiento del agua y admirar los fondos marinos, los corales, las bellezas escondidas.

1 - Punta Manta

Este lugar no se podría llamar de otra manera.

Aquí podrás observar de cerca las mantarrayas, gigantes del mar que parecen no tener miedo de los humanos. Te permitirán nadar con ellos: dan vueltas a tu alrededor, emergen por todos lados y se dejan admirar totalmente.

Punto de manta es uno de los puntos elegidos para el buceo y es una de las paradas del tour de snorkel y buceo también organizado en las aldeas de Nusa Lembongan y Nusa Ceningan.


Tours recomendados:

  • Nusa Penida: Manta Ray Swim desde Bali desde 73 € (Manta Bay)
  • Excursión a Nusa Penida + BAÑO CON ABRIGOS GIGANTES desde 83 € (Cuesta un poco más porque este tour solo lleva Manta Point y también en Crystal Bay donde puedes ver el pez luna.)
  • Bali: tour de snorkel a Nusa Penida e Manta Point por 82 € (tour muy recomendable con dos sesiones de snorkel: una en Manta Point y otra en Crystal Bay)


  • 3 INMERSIONES (con tanques): Manta Point, Crystal Bay y manglares (desde 179 €. Debes tener licencia de buceo)

Los recorridos organizados a menudo se detienen en la cercana bahía de Manta; solicite que lo lleven a Manta Point, porque las posibilidades de ver maravillas aladas aumentarán enormemente. Y créeme, es un regalo del que no te arrepentirás.

2 - Bahía de Cristal

Di Stephane Bidouze /

Crystal Bay no necesita presentación: su nombre habla por sí solo.

Aguas cristalinas y fondos de coral que iluminan la vista. Es probable la playa más popular de Nusa Penida y la mayoria de tour de snorkel comienza desde aquí.

Las principales razones de tal fama son dos: la facilidad de acceso y la presencia de Mola Mola (pez luna).

La primera razón puede parecer trivial, pero no debe subestimarse. En Nusa Penida no es fácil llegar a playas y rincones naturales. Las carreteras están rotas, sembradas de rocas y son peligrosas debido a la falta de barreras.


Segundo, Crystal Bay es uno de los pocos lugares donde tendrás la oportunidad de ver un pez luna., el pez óseo más grande del mundo.

También puedes comprar ESTE TOUR que además de un recorrido por la isla te lleva a hacer bucear en Crystal Bay!

Será más probable verla entre los meses de julio a septiembre, pero no hay periodos en los que no sea recomendable visitar esta bahía. Abandonate y descubre sus aguas: podrías ser el afortunado.

3 - Bahía de Gamat

Bahía de Gamat es, con mucho, uno de los mejores lugares para bucear, a pesar de que el agua está mucho más fría que en Manta Point e Crystal Bay.


La profundidad varía desde unos pocos metros cerca de la orilla, hasta puntos de apnea que van desde los 5 hasta los 20 metros.

Debajo de la superficie del agua clara y cristalina podrás ver increíbles estructuras de coral, formaciones rocosas con muchas formas y, si tienes suerte, podrás avista algunas tortugas maravillosas. El mar puede deparar fantásticas sorpresas.

4 - Toyapakeh

también Toyapakeh Es un lugar fantástico para hacer snorkel, pero la fuerte corriente que lo caracteriza hace que sea la visita dificil y no muy agradable.

Hay peces y corales en abundancia, pero es demasiado difícil nadar y admirar el fondo marino en estas condiciones. Siempre evalúe las condiciones del mar antes de bucear.

No te pongas en situaciones peligrosasHay muchos lugares para visitar y no será difícil encontrar alternativas cuando las condiciones no sean favorables.

2 - Puestas de sol y paisajes desde los mejores miradores

Fotógrafo de Di Guitar /

Nusa Penida es una isla mayoritariamente rocosa, con acantilados que se precipitan al mar. Será fácil encontrar lugares desde los que admirar fascinantes atardeceres, pero la dificultad será llegar a ellos.

Las condiciones de la superficie de la carretera hacen que muchas rutas sean traicioneras. y hay pocas carreteras asfaltadas. Es necesario moverse con precaución.

Pero al final de cada camino accidentado, lo único que puedes hacer es abrir los brazos y dejarte conquistar por el contexto: el viento te hará volar.

1 - playa de Kelingking

Un acantilado escarpado y un camino traicionero, pero lo que hace famoso a este lugar es la perfil de un dinosaurio emergiendo de las profundidades del mar.

Desde arriba se puede admirar la luz de la arena blanca y el T-Rex que parece salir del agua. Entre las rocas crece una densa vegetación que da color a todo el contexto.

Traiga una pizca de aventura a su presencia en la isla y diríjase a las impresionantes playas al pie de los acantilados. En los últimos años se ha construido una pasarela de bambú que, combinada con los escalones rocosos, te permitirá mojarte los pies en el océano.

No será una caminata fácil, pero en unos 45 minutos llegará a la base del acantilado.

Ahora se ha convertido en un icono de la isla, sobre todo gracias a Instagram, Kelingking Beach sigue siendo uno de los destinos más interesantes de la isla. El dinosaurio también puede tragarte, estoy seguro.

2 - Angel Billabong e Broken Sea

Entre los miradores más bellos de Nusa Penida ciertamente los hay. En la parte noroeste de la isla, al norte de Temeling, encontrará Angel Billabong e Mar quebrado, lado a lado.

Belleza única, para contener la respiración. Casi se sentirá como si estuviera despegando.

Broken beach es muy peligroso por la fuerza con la que rompen las olas en el acantilado. El arco de roca que se eleva desde el agua y que envuelve la bahía permitiendo que el agua fluya hacia adentro y hacia afuera del océano es el resultado de siglos de erosión por marejadas ciclónicas.

El poder con el que las olas chocan contra las paredes hizo que el agua se comiera la roca para crear una grieta. Con los años esta apertura se ha transformado en la puerta que nos permite ver a través de la roca y perder la mirada hacia el infinito del océano.

No es posible llegar al agua, sobre todo teniendo en cuenta el peligro de acercarse al mar. Pero, a unas pocas decenas de metros puedes llegar Angel Billabong.

Desde este promontorio podrás ver cómo el mar se rompe creando una piscina natural. No pienses en un rincón tranquilo en el que sumergirte. Aquí las olas tienen un poder sin precedentes y rompen violentamente sin darte tiempo para defenderte.

En las horas de marea baja la situación es más tranquila, pero aún así es preferible no sumergirse en las piscinas naturales y mantenerse alejado de los bordes de los acantilados.

Seguramente, revisar las mareas y visitar el lugar en las horas bajas te permitirá tener una visión diferente y menos arriesgada del lugar. Respeta el océano en todo momento y ten siempre cuidado.

3 - Mirador de las Mil Islas o Mil Islas

Di Molishka /

Desde aquí se puede admirar la inmensidad del océano. La mirada se pierde por el acantilado y te lanza al agua, donde miles de islas tienen un hogar.

Por eso este mirador tiene el nombre de Mil islas: porque te ofrece la oportunidad de observar el océano y descubrir las maravillas que lo habitan.

Al pie del acantilado, una pequeña playa blanca está aislada de todo. La mayoría de estos rincones del paraíso permanecen desiertos debido a la pendiente de los caminos y la imposibilidad de llegar a las playas sin riesgo.

Hay dos puntos de vista diferentes a Mirador de las Mil Islas.

La primera, accesible a través de una escalera muy empinada de unos diez metros.

El segundo, más famoso, es el lugar donde se encuentra la casa del árbol, Casa del árbol Casa del árbol, inmortalizado por la mayoría de los turistas que llegaban a la isla.

4 - Acantilado de Banah

Hay dos puntos panorámicos a Acantilado de Banah: uno cerca del aparcamiento, el otro accesible con un corto paseo. Es desde aquí que se puede admirar el arco que se destaca en el agua cristalina, la curva de roca y vegetación que hace que este lugar sea mágico.

A la derecha, en el lado oeste, tendrás la vista panorámica desde la que contemplar los mejores atardeceres. En días despejados, si tiene suerte, también podrá ver parte del T-Rex de Kelingking Beach.

A la izquierda, mirando al este, podrá observar el majestuoso acantilado de Banah y el imponente arco erigido en medio del océano.

Nunca bajes la guardia y ten mucho cuidado: no hay barreras de seguridad en estos lugares y un paso de más te puede costar la vida. Así que los ojos bien abiertos: por prudencia y para disfrutar del espectáculo.

5 - Acantilado de Saren

Continuando desde la playa de Temeling, llegará Mirador del acantilado de Saren. Hoy no es uno de los miradores más famosos, pero algunas señales nos dejan pensar que en el pasado fue un destino turístico: la carretera asfaltada y, sobre todo, el columpio aferrado a uno de los gigantescos árboles que dominan el lugar.

Es mágico columpiarse en el azul del cielo, con el acantilado más allá de tus pies. Sin embargo, la maravilla sigue siendo sentarse al borde del acantilado en medio de la nada y admirar la grandeza de Nusa Penida.

La accesibilidad es limitada, pero Saren Cliff es el lugar perfecto para los amantes del senderismo.

Zapatos cómodos, mochila y ganas de superar la dificultad de los caminos rocosos. El espectáculo que encontrarás te recompensará el esfuerzo, no te arrepentirás.

Este lugar es más frecuentado por los lugareños debido a la presencia de un templo cerca del mirador.

Será el lugar tranquilo para elegir, donde podrá encontrar la paz y perder la mirada más allá de las fronteras del mundo.

6 - Mirador de la colina de los Teletubbies

Hay que admitirlo: el nombre que trae la mente de todos nosotros a los títeres gigantes y coloridos amados por los niños de todo el mundo, no le hace justicia a este lugar.

Nusa Penida es conocida por sus costas y acantilados que se elevan majestuosos desde el mar. Fue una grata sorpresa descubrir que, dentro de su territorio, hay suaves colinas y magníficos arrozales. Entre estos hay Colina de los Teletubbies.

Ubicado en la sierra sur de la isla, se encuentra aproximadamente a 45 minutos del puerto de Toya Pakeh.

Promontorios dulces y de un verde brillante se extienden por todo el territorio. Casi parecen los techos de los trulli de Alberobello cubiertos de un musgo verde brillante. Un festín para la vista: suave, suave, en total contraste con la angulosidad de las rocas y el estruendo de las olas rompiendo violentamente en las costas.

Mucho más fascinante durante la temporada de lluvias: las lluvias permiten que la vegetación adquiera colores brillantes, que invaden tus ojos y pintan tu alma.

3 - Las playas que no debes perderte

Por trubavin /

La dificultad para llegar a las playas hace que los miradores y acantilados sean mucho más famosos que las bahías de Nusa Penida, pero hay lugares encantadores donde esconder los pies en la arena. Isla prístina, casi desierta.

Te ofrece la posibilidad de estar en contacto directo con su naturaleza. Aquí puedes tener los granos de arena entre tus dedos, el sol en tu frente besando tu piel, mientras tú, en la soledad, te dejas arrullar por el sonido del mar.

1 - Playa de Crystal Bay

Si no quiere meter la cabeza bajo el agua en busca de bellezas marinas, puede relajarse en la playa. En algunos lugares la bahía parece adquirir tonalidades oscuras, dando la idea de que la arena es negra.

Estando mirando al oeste, Crystal Bay es la mejor playa para admirar la puesta de sol. Durante las horas de la tarde, la escasa presencia de corrientes permite nadar en condiciones relajantes, disfrutando plenamente de la maravilla de estar en este lugar aislado.

En las horas en que el mar calma su furor, por el lado izquierdo de la playa, se puede nadar hasta la roca que se eleva en medio de la bahía cubierta por una densa vegetación, con un pequeño templo en su interior.

Crystal Bay, una de las playas más famosas y populares de Nusa Penida, es definitivamente un destino que no debe perderse.

2 - Playa Atuh

En el extremo sur de la isla, aquí se encuentra una de las playas más hermosas de Nusa Penida: Playa de Atuh.

El camino que te llevará hasta el acantilado desde el que llegarás a la bahía pasará por campos enteros destinados a la cría de algas.

El mal olor será el protagonista de este viaje, pero la conveniencia de tener un camino asfaltado te hará olvidar este desagradable detalle. Al llegar al borde más alto del acantilado, el espectáculo se abrirá frente a ti.

200 escalones con vista al mar lo llevarán a la maravillosa Playa de Atuh, uno de los pocos que encontrarás equipados.

Acuéstese bajo la sombrilla, con un coco fresco para beber y no necesitará nada más para ser feliz.

3 - Bahía Diamante

En Brendan Somerville /

Maravillosa playa enclavada al pie del enorme acantilado. Llegar a este rincón del paraíso será mucho más fácil de lo que imaginas.

El camino para llegar Diamond Bay se compone de escalones extrapolados de la roca, delimitados por postes de madera unidos por cuerdas a modo de pasamanos. Al bajar esta escalera te das cuenta de la majestuosidad del trabajo realizado: casi parece ver las marcas de cincel de quienes hicieron este trabajo.

La playa es un rincón de paz, como todas las bahías de Nusa Penida, lejos de la confusión, protegida por la imponente presencia de las paredes rocosas. En la orilla, apenas escondida por el agua del mar, emerge una poderosa roca en forma de diamante, que da su nombre poético a esta preciosa playa incontaminada.

4 - Playa Pandan

Ubicado en el lado oeste de la isla, Playa Pandan permanece escondido entre árboles y arbustos. Dirigiéndose hacia el sur a lo largo de la playa de Crystal Bay, llegará a un camino escondido entre los árboles que lo llevará exactamente a este lugar apartado y solitario.

A unos pasos de la demasiado famosa y concurrida Crystal Bay se puede disfrutar de una especie de playa privada, desde la cual admirar a través de la espesa vegetación, los botes llenos de turistas armados con máscaras y snorkels, listos para disfrutar de las profundidades de la isla.

Aquí, una franja de mar apretada entre dos paredes de roca y vegetación, termina con arena blanca y tranquilidad.

4 - La magia de los Templos

Di Dudarev Mikhail /

Nusa Penida, como la vecina Bali, es un bastión hindú. Si esperas encontrar templos esparcidos por el territorio escondidos en cada rincón, te decepcionará.

Pero no te desanimes: esos pocos lugares de culto presentes te podrán conquistar y te arrastrarán totalmente a la magia de los ritos hindúes. Déjate guiar en la espiritualidad y deja que el aroma del incienso inunde tus pulmones.

1 - Templo de Goa Giri Putri

A pocos pasos del mar, encaramado en medio de una montaña en la parte noreste de la isla, se abre una empinada escalera de caracol.

No es otra que la entrada principal a la cueva en la que Templo de Goa Giri Putri. La peculiaridad que hace único a este templo es que fue creado dentro de una cueva.

Para la entrada, como en cualquier templo hindú, es necesario contar con un pareo, vestimenta típica para participar en ritos religiosos. La entrada a la cueva no es la más sencilla: tendrás que ir entre dos rocas empujándote al suelo, casi arrastrándote, durante unos metros. Solo así llegarás al interior de la cueva subterránea. El ambiente es mágico.

Aquí, además de la espiritualidad, percibida en cada lugar sagrado de la Indonesia hindú, cada detalle es fascinante. Los pisos cubiertos de mosaicos con motivos florales, los azulejos blancos brillantes en las áreas donde se celebran las ceremonias, los pequeños altares esparcidos por el perímetro de la cueva, la roca que te envuelve por completo.

La cueva es mucho más grande de lo que imaginas y no se siente claustrofóbica, aunque la alta humedad en el interior provoca algunas dificultades para respirar. Los innumerables bancos de madera muestran que hasta cientos de personas se reúnen en este lugar para asistir a ceremonias y momentos de meditación.

Al final de la cueva encontrarás una abertura: mira y sumérgete en la jungla circundante, en compañía de unos curiosos monos.

El Pura Goa Giri Putri es sin duda uno de esos lugares que no debe perderse.

2 - Pico Mundi

En el centro de la isla, en el punto más alto de Nusa Penida, se levanta un complejo de templos sin igual: el Pico Mundi.

La singularidad del templo está ciertamente en su posición: 521 metros sobre el nivel del mar. Desde aquí podrás admirar la isla desde arriba en su totalidad y, a su alrededor, tendrás maravillosas construcciones y una exuberante y luminosa vegetación.

El camino para llegar está formado por curvas cerradas y desniveles, pero totalmente asfaltado y fácilmente transitable. Cuando visite Puncak Mundi, recuerde traer algo de ropa abrigada, el aire es fresco. Es el lugar ideal para oxigenar tu mente, pero no llegues desprevenido, de lo contrario, literalmente congelarás tus pensamientos.

En Puncak Mundi puedes visitar un complejo de templos que consta de tres edificios diferentes: el Pura Beji, la Pura Krangkeng y Templo Puncak Mundi. Una aglomeración de templos que te hará respirar profundamente el aire puro de la espiritualidad, perceptible en toda la Indonesia hindú.

Además de los lugares sagrados, tendrás la oportunidad de hacer algunas compras en los puestos de Ida Batara Lingsir: un recuerdo tangible para agregar a los muchos recuerdos vinculados a esta experiencia mística.

3 - Nyepi Laut: el día del silencio en las islas Nusa

Cada año, en la cuarta luna llena del calendario balinés, en las islas de Nusa Penida, Nusa Lembongan y Nusa Ceningan, el Mar silencioso, ese es el día de silencio para el océano.

En esta fecha, que tiene sus orígenes en el siglo XVI, la población de las tres islas rinde homenaje al dios del mar Dewa Baruna.

Il Ritual Nyepi Laut, además de las habituales ceremonias tradicionales hindúes (y no solo), prevé la contemplación silenciosa de las aguas que rodean las islas.

Para equilibrar la relación entre el hombre y la naturaleza y purificar el mar, se realizan rituales y momentos de meditación a lo largo de la jornada de silencio por el océano.

Durante las 24 horas está prohibido acercarse al agua, de ninguna forma: no está permitido bucear, nadar, hacer snorkel, pescar y mucho menos caminar por la playa. Todas las actividades marítimas están suspendidas durante todo el día y no hay posibilidad de conexión con las otras islas, incluida Bali.

Sin embargo, tendrás la oportunidad de experimentar un momento mágico de meditación diferente. Todos pueden participar en las celebraciones: las ceremonias también están abiertas a los turistas, y será una forma diferente de conocer la isla. Dejemos descansar al océano y, por un día, sumergirnos total y completamente en la cultura de esta parte del mundo.

5 - La belleza de la naturaleza

En JomNicha /

Nusa Penida es una tierra salvaje.

La grandiosidad de los acantilados y las extensiones de vegetación esconden en ellos lugares místicos donde se vuelve imposible no quedarse con la boca abierta, los ojos bien abiertos, totalmente embelesados ​​por lo que se abre frente a nosotros.

La belleza de la naturaleza nos deja extasiados y no podemos evitar dejarnos seducir.

1 - Cascada de Peguyangan

Un lugar extraño, comenzando por su nombre. Si porque Cascada de Peguyangan ¡en realidad no es una cascada! Por tanto, no espere que se precipite una gran masa de agua. Pero créeme, este lugar te conquistará.

A lo largo del lado oeste de la isla en dirección sur llegará aquí. Los lugareños lo llaman Manantiales de Peguyangan. La experiencia comienza desde un arco y continúa a lo largo de 700 escalones. Será como caminar por las nubes. Toda la escalera es azul. Azul como el cielo sobre nosotros.

Azul como el mar debajo de nosotros. Este color invadirá tus ojos, entrará en cada célula de tu cuerpo y hará que ames inmensamente el lugar.

No será fácil caminar los escalones, especialmente con un pareo. Sí, porque la Cascada de Peguyangan es, ante todo, un lugar sagrado y no podrás visitarlo sin alquilar un pareo.

Aquí los fieles vienen a purificarse. A la entrada del santuario hay tres estatuas de cuyas bocas sale agua. Pasando bajo estos 3 chorros de agua, los fieles realizan una ducha depurativa, diseñada para limpiar su espíritu del mal.

La ceremonia de purificación termina con un baño debajo del cuarto pico grande. Aquí realizarán el último paso: recibirán la bendición de los dioses concluyendo la ceremonia bajo el gran chorro de agua.

No estamos en un templo real, pero el lugar sagrado consiste en una pequeña área escondida detrás de una modesta puerta.

La espectacularidad del lugar es el panorama. Bajar las escaleras será agotador, es cierto, pero no sentirás el cansancio si dejas que tu mirada se pierda más allá del horizonte. Ciertamente, las dificultades aumentarán en el ascenso, pero la vista, desde arriba, es aún más hermosa.

Y tu corazón se volverá de un azul intenso.

2 - Cataratas de Seganing

¡Este destino es perfecto para quienes tienen un verdadero espíritu aventurero y no sufren de vértigo! Verdadero cascadas naturales que de la roca fluyen directamente al mar. El paisaje es único, el espectáculo inolvidable.

El camino para llegar Cascadas de Seganing es extremadamente traicionero, especialmente durante la temporada de lluvias. En este período, el deslizamiento de los escalones mojados se suma a la ya precaria estabilidad de las escaleras de madera. La cascada se encuentra debajo de un acantilado empinado y requiere mucho esfuerzo para los visitantes. Pero créeme, no te arrepentirás.

Los habitantes locales lo llaman cascata en Sebuluh, dándole el nombre de la zona en la que nace. La belleza de esta cascada es el paso del agua a través de las rocas.

Fluye ininterrumpidamente hacia las ensenadas, dando vida a la pared, para luego sumergirse con arrogancia en la inmensidad del océano.

Un cuerpo de agua escondido, poco visitado por turistas: ¿cómo puedes excluir este lugar encantado de tu itinerario de viaje?

3 - Tembeling piscina natural y bosque

Di Nguyen Quang Ngoc Tonkin /

Temblando se encuentra a unos 45 minutos del puerto de Toya Pakeh, en la costa oeste de la isla, a poca distancia del acantilado de Banah.

El camino para llegar a la playa y las pozas de Tembeling es empinado y rocoso, algo traicionero. El camino para llegar a las piscinas atraviesa el bosque: el verdor te domina y te envuelve totalmente.

Inmerso en la naturaleza, custodiado por el cálido abrazo de rocas naranjas y marrones, las piscinas naturales de Tembeling lo transportarán a la tranquila y fascinante paz de Nusa Penida.

Los remolinos de agua son dos de diferentes tamaños: uno más grande y más profundo, el otro similar a un remolino de agua dulce. Déjate mimar mientras tu mirada se pierde en el verde del bosque, hasta llegar a la playa cercana.

Desde aquí se puede admirar el océano sin el riesgo de chocar con la violencia de las olas, sintiendo las suaves caricias de las piscinas. Estatuas y fuentes hacen que el lugar sea mágico, decorando el espacio circundante donde se llevan a cabo los rituales tradicionales.

A pocos minutos de la playa, pasando por el bosque, se llega a una grieta excavada en la roca. Aquí hay una pequeña cueva que en el otro extremo da a una playa escondida y secreta, adornada con esculturas de roca.

4 - Rumah Pohon: la casa del árbol

El sueño de todo niño: tener una experiencia increíble en una casa en el árbol. En Nusa Penida podrás cumplir el deseo del niño que se esconde dentro de ti.

El camino que nos lleva a la casa se desenvuelve entre las plantas, en una mancha verde que se pierde en el azul: el cielo sobre nosotros y el océano más allá de nuestra mirada, para delimitar los límites.

Las casas en los árboles en las que es posible alojarse son 3, ubicadas a poca distancia entre sí.

Pero solo una queda inmortalizada en cada fotografía disponible en la web: la más bella, como la más panorámica. Es la casa de madera de 15 m², con un balcón con una vista impresionante que se encuentra en el centro de Mirador de las Mil Islas.

Aquí tienes la oportunidad de pernoctar, pero cualquiera, al comprar el ticket de entrada, podrá admirar su interior y, sobre todo, disfrutar de la vista.

La mirada se pierde desde este paraíso tembloroso, sacudido por las ráfagas de viento que te dan la sensación de dar vueltas en el aire. Desde aquí, los pensamientos toman vuelo, se elevan por encima de las nubes y se desploman desde el acantilado, sumergiéndose en el azul profundo del océano.

La Casa del árbol Casa del árbol se ha convertido en un destino de peregrinación para los usuarios de Instagram de todo el mundo y ha despertado en todos nosotros el deseo de infancia. Sube las escaleras de madera de la casa del árbol en Nusa Penida, abre los ojos a su balcón y déjate conquistar por las maravillas de la isla.

Probablemente el resumen de lugares que se describe en este artículo podría hacerte pensar que tienes que pasar mucho tiempo en la isla. No es tan. Te llevará unos días recorrer cada rincón escondido de este oasis que te secuestrará y conquistará.

La naturaleza se manifiesta continuamente: en los colores del viento, en la intensidad del mar, en los acantilados que se sumergen en el océano, dando vida a paisajes únicos.

Cuando sientas que el caos de Bali te distrae, toma el ferry y escapa a Nusa Penida: aquí puedes empezar a escuchar el ruido de tus pensamientos de nuevo en la maravilla del silencio.


Añade un comentario de Qué hacer en Nusa Penida, Playas y Experiencias Imperdibles
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.