Los diez primeros bosques italianos

    Los diez primeros bosques italianos
    Descubriendo los 10 bosques más bellos de la península italiana

    En cierto sentido, visitar el 10 bosques italianos más bella nos permite recorrer nuestra península y conocer sus rincones más recónditos que esconden paisajes impresionantes.

    La primera parada es tarvisiano (Údine). Este pequeño rincón del mundo es famoso por sus abetos, muy utilizados para producir los mejores violines que se pueden encontrar en el mercado. Un poco más al oeste, en los prealpes entre Véneto y Friuli, se encuentra Cansiglio, que durante la dominación de la Serenissima se convirtió en la principal fuente de madera, aunque todavía con políticas de control que podrían considerarse de vanguardia para aquellos tiempos. La última parada en el norte se sitúa cerca del río Mincio, en la provincia de Mantua. El bosque fuente Inicialmente se estableció como coto de caza para la familia Gonzaga. También ellos son responsables de una excelente política de protección de la caza y de las plantas, creando en su seno microsistemas que los hacen extremadamente valiosos.




    Continuando hacia el centro de Italia, nos detenemos en Vallombrosa (Florencia), en un bosque de coníferas y latifoliadas que rodea la abadía que lleva su nombre y a la que se debe su prosperidad. Bajando hacia la capital se encuentra un parque conocido más por sus fechorías que por su importancia naturalista. Se trata de Circeo (Latina), protegido a instancias de Mussolini en los años 1930 y último testigo del medio ambiente que reinaba en esta zona antes de la recuperación de la llanura pontina. Comparado con los demás bosques aquí descritos es el más pequeño, pero debido a su importancia ha sido declarado patrimonio de la humanidad por la UNESCO.



    En el sur de Italia podemos visitar tres bosques importantes, empezando por Sasso Frattino (Caserta), que ostenta la distinción de ser la primera reserva protegida de la República Italiana, fundamental para la repoblación de ciervos. Pasando por el lado del Adriático encontramos el Bosque de Umbra en el corazón del Gargano, poblado por los últimos ejemplares de corzo italiano. Bajando a Calabria, yo Gigantes de Sila Nos dejarán boquiabiertos: se trata de pinos alerces ultracentenarios que miden hasta 45 metros de altura, recordando a las secuoyas de América del Norte.



    En Sicilia vale la pena una visita. bosque de ficuzza (Palermo), protegida por los Borbones como pabellón de caza real y conocida por sus remolinos y su bosque siempre verde mediterráneo. Finalmente, Cerdeña nos regala la supramonte, con contrastes únicos que van desde las extensiones de encinas hasta las profundas gargantas, pasando por los nuraghi.



    Añade un comentario de Los diez primeros bosques italianos
    ¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.

    ×
    Deja aqui tu email para recibir nuestra newsletter semanal, llena de ofertas y novedades de tu ciudad