Marrakech: diario de un regalo inesperado

    Cumplir treinta es un buen objetivo y alcanzarlo con la conciencia de estar rodeado de familiares y amigos especiales lo hace a√ļn m√°s importante.

    Tuve la suerte de recibir un fin de semana por un regalo de treinta a√Īos. visitar el rojo Marrakech y decid√≠ compartir mi experiencia aqu√≠.

    Descubrí el destino de este viaje inicialmente desconocido. solo la noche antes de la salida. No les cuento la incomodidad en preparar la maleta, un acto que de por sí no me encanta para nada.



    Para facilitarme, pero sobre todo para asegurarme de que deje de acosar al mundo ... mi novio, que no era el autor del obsequio, estaba al tanto del destino, me dijo qué temperatura me encontraría al llegar a mi destino: 30 grados durante el día y 17 por la noche.

    Estaba empezando a entender algo.

    Estaba consciente de la día y dell 'tiempo salida.

    Obviamente fui a los distintos sitios de vuelo para obtener información y, al sumar dos y dos, comencé a adivinar. También sabía que, además de mí y de mi tía autora de este regalo, seríamos un grupo de 15 mujeres.

    La noche anterior al fatídico día, finalmente se confirmó el destino que había imaginado y ahora tanto esperaba.

    ¡Así comenzó esta maravillosa y nueva aventura para mí!

    Nunca había estado de gira sin mi novio y, por lo tanto, estaba acostumbrada a viajar de cierta manera. A pesar de esto, debo admitir que fue una experiencia inolvidable.

    En la ma√Īana del 13 de octubre de 2016 conocimos de inmediato al grupo de personas con el que habr√≠amos estado durante 4 d√≠as: 15 mujeres de 26 a 65 a√Īos. La armon√≠a fue una locura desde el primer momento.



    El avión partió de Malpensa a la que llegamos partiendo de un pueblo de la provincia de Lecco en aproximadamente una hora. Después de 3 horas de vuelo llegamos a nuestro destino.

    Marrakech: diario de un regalo inesperado

    ¡Aquí, de los 30 grados de los que me hablaba mi novio! Estaban ahí para darnos la bienvenida frio y lluvia!

    Pero no nos desanimamos: est√°bamos de vacaciones.

    Al salir del aeropuerto, inmediatamente comenzamos a negociar con la gente local para tomar taxis. Hablo en plural porque siendo un buen grupo de personas necesitábamos al menos 3 vehículos.

    Obviamente, fuera del aeropuerto, todos los taxistas se inscriben por lo que el precio del viaje es el mismo para todos.

    Puedo aconsejarle que no se exceda en la negociación. Un mínimo está bien. Pero no debemos insistir. Creo que no es parte de la cultura marroquí insistir tanto, a diferencia del pueblo tailandés, por ejemplo.

    Una vez que todos llegaron al hotel, era hora de dejar el equipaje y registrar que incluso la lluvia había dejado de caer y ¡podíamos comenzar la primera visita a Marrakech!

    I Jardines de Majorelle fueron nuestra primera parada. No me detengo en explicaciones hist√≥ricas o detalladas‚Ķ solo menciono que fueron dise√Īadas por el pintor franc√©s Jacques Majorelle y que son una fabulosa mezcla de bot√°nica y color.

    Plantas de banano, cactus y palmeras junto con plantas de bamb√ļ y aloe m√°s raras te rodear√°n con el famoso azul Majorelle, un azul ultramar / cobalto creado por el propio pintor.


    Marrakech: diario de un regalo inesperadoElisa, la organizadora de este viaje, nos convirtió en un punto de referencia para todo el viaje.

    Despu√©s de una parada necesaria para almorzar en la plaza principal de la zona nueva de Marrakech (donde descubrimos que en las mesas exteriores del local no es posible beber alcohol sino solo dentro ... as√≠ que nada de cerveza con el bocadillo) . Nos hemos preparado y nos hemos puesto en camino hacia una etapa que no pod√≠a faltar en este viaje: elBa√Īo de vapor.


    Aquí hemos encontrado mimos y relajación ¡y nos sumergimos en una atmósfera mágica!

    Varias salas, todas rigurosamente llenas de vapor del t√≠pico ba√Īo turco, donde en√©rgicas ‚Äúgrandes mujeres‚ÄĚ nos lavaban como si no hubiera ma√Īana, utilizando exfoliantes especiales para eliminar las impurezas diarias y masajeando con aceites. Tambi√©n es posible realizar el tratamiento de lodos.

    Al final de todo el viaje, puedo garantizarles que ser√°n personas nuevas.

    Marrakech: diario de un regalo inesperadoDespués de esta experiencia, se agradece mucho la tranquilidad del hotel, de hecho aprovechamos para estar todos juntos en una de las habitaciones, ¡esta vez con una buena botella de vino para compartir!

    Il segundo dia Continuamos con las visitas de algunos monumentos y edificios históricos:

    Desde las tumbas saad√≠es que representan el mausoleo de la dinast√≠a saad√≠, divididas en tres salas, incluida la famosa sala de las doce columnas, hasta la Palacio Real, Llamado Palacio BahiaUna vez que fue residencia del sult√°n y sus esposas y m√°s tarde de los generales franceses, ahora est√° abierta a los visitantes y alberga conciertos de m√ļsica √°rabe-andaluza y exposiciones de arte.


    Ambos edificios son lleno de arte, de decoraciones muy detalladas y √ļnicas, de materiales preciosos como nuestro famoso m√°rmol de Carrara y de los inevitables jardines, fuentes y peque√Īos riads llenos de plantas raras y colores muy vivos.

    Marrakech: diario de un regalo inesperadoTe recomiendo que visites estos hermosos edificios que aparecerán frente a ti entre una parada de té y otra.

    La, hierbas e especias estas son algunas de las especialidades del pueblo marroqu√≠: su t√©, su forma de servirlo y beberlo es realmente t√≠pico y diferente al nuestro. Te aconsejo que sigas su tradici√≥n al pie de la letra, te lo agradecer√°s a√ļn m√°s.


    Marrakech: diario de un regalo inesperadoMarrakech: diario de un regalo inesperadoContinuamos el d√≠a con un almuerzo t√≠pico marroqu√≠ debidamente consumido en un Riad: ensalada marroqu√≠, cous cous y tagine, todo en una mesa colorida y en un contexto √ļnico.

    Marrakech: diario de un regalo inesperadoOtros consejos prácticos: consejos. A menudo es casi obligatorio dejarlo en manos del personal del restaurante o del guía.

    Nuestro recorrido finalmente continu√≥ en el muy famoso Medina con sus zocos: ¬°un encanto √ļnico lleno de colores y aromas que dif√≠cilmente olvidar√°s!

    Marrakech: diario de un regalo inesperadoAquí también es bueno tomarse toda la calma y el tiempo necesario para disfrutar del espectáculo: la plaza está en constante movimiento y cambio y los zocos llenos de tiendas de artesanía local te abrumarán y querrás llevarte todo a casa.

    Un cuidado: presta atención a los distintos "artistas": se te acercan con sus animales como serpientes o monos adiestrados y te piden dinero para una foto que quizás ni siquiera hayas inmortalizado.

    Otros consejos: disfruta del atardecer desde un lugar con una posición estratégica con vista a toda la plaza. ¡Mágico!

    Marrakech: diario de un regalo inesperadoMarrakech: diario de un regalo inesperadoA este viaje solo le faltaba una cosa: el gran.

    Dicho hecho

    El √ļltimo d√≠a salimos hacia Essaouria, una ciudad con vistas al Oc√©ano Atl√°ntico y su Medina es parte del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.

    Durante el viaje en bus de unas tres horas no renunciamos a un par de paradas:

    • 'S√°rbol de cabra donde cuestionas la fuerza de la gravedad y te preguntas si el calor realmente te ha tomado la cabeza.
    • la cooperativa de mujeres donde un grupo de mujeres solo trabaja Arg√°n: desde las almendras hasta el famoso aceite.

    Aquí puedes ver todo el proceso de fabricación y también comprar algunos productos muy puros generados por Argán tanto en forma de cosmética como de alimentación.

    Marrakech: diario de un regalo inesperadoEssaouria nos recibi√≥ con sus marineros que colocaban redes y pesca diaria en el puerto, pero tambi√©n con sus callejuelas coloridas y vistas locas.

    Marrakech: diario de un regalo inesperadoMarrakech: diario de un regalo inesperadoDespués de pasear admirando el océano y el interior de esta encantadora ciudad, disfrutamos del kebab en modo street food: no te rindas si te encanta el género.

    Marrakech: diario de un regalo inesperadoRegreso al hotel en el nuevo Marrakech estamos preparados para el regreso al día siguiente.

    Regresamos a casa con los ojos llenos de color y llenos de aromas y olores propios de una cultura tan lejana a la nuestra pero tan fascinante y esperando ser descubiertos.

    A√Īade un comentario de Marrakech: diario de un regalo inesperado
    ¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.