Viaje a Zanzíbar: hay más que el mar cristalino

    Viaje a Zanzíbar: hay más que el mar cristalinoTour por la isla de Zanzíbar: de Stone Town a las plantaciones de especias, algunas ideas para disfrutar de la isla más allá de las playas de arena blanca, el sol y el mar cristalino

    Bienvenido a Zanzíbar, donde el aroma de las especias se mezcla con el del mar y el coral creando una magnífica arquitectura dentro y fuera del agua. Un lugar lleno de maravillas, donde el placer de explorar las estrechas callejuelas del centro de la ciudad sólo es igual al de descubrir los fantásticos escenarios y degustar los tradicionales platos picantes.



    Ba√Īada por las c√°lidas aguas del oc√©ano √ćndico, a unos 30 kil√≥metros de la costa de Tanzania, de la que forma parte, la isla de Zanz√≠bar (conocida localmente como Unguja) es la mayor del archipi√©lago del mismo nombre que tambi√©n incluye Pemba y muchas otras islas peque√Īas. Con sus kil√≥metros de playas de arena blanca muy fina, aguas cristalinas con tonalidades que van del verde al azul y un clima tropical, la zona se encuentra entre las m√°s deseadas por turistas de todo el mundo, amantes del mar y el relax.

    Pero hay mucho más. El centro histórico de la capital, conocido como Stone Town, está repleto de vida y ofrece destellos de rara belleza, y no muy lejos de la ciudad se encuentra la evocadora Prison Island, con un impresionante arrecife de coral. Y luego es posible visitar las plantaciones de especias y aprender sobre el procesamiento de las algas, puntos fuertes de la economía de Zanzíbar, y sumergirse en los colores y aromas embriagadores que llenan los bazares.

    Las playas: de este a oeste sin olvidar las islas m√°s peque√Īas
    Las playas m√°s amplias y profundas de Zanz√≠bar se encuentran en la costa este, caracterizadas por playas muy finas. arena blanca y palmerales, y est√°n sujetos al fen√≥meno de las mareas, que puede provocar un desnivel de hasta 4 metros. Mientras que el noroeste es la zona m√°s frecuentada por los turistas, porque desciende m√°s r√°pidamente hacia el mar y el efecto de las mareas no limita el ba√Īo. Al sur, sin embargo, la costa termina en su mayor parte con hermosos acantilados que dominan el mar.



    Los amantes del mar no deben perderse la isla Chumbe, una reserva marina privada, la isla Mnemba, completamente rodeada de arrecifes de coral, y las peque√Īas islas protegidas de Pungume y Komonda dentro de la bah√≠a de la pen√≠nsula de Fumba. Para los m√°s curiosos, puede resultar interesante dar un paseo por las calas naturales frente a los pueblos pesqueros de Kizimkazi Mtendeni y Dimbanisisi, frecuentados por lugare√Īos y pescadores cuya vida todav√≠a est√° marcada por el ritmo de las mareas.

    Una mirada submarina
    Zanz√≠bar tambi√©n es perfecta para quienes quieran tomar el sol y relajarse. playa Prefiere el encanto del mundo submarino. Agua a 25 grados, excelente visibilidad, arrecifes de coral y m√°s de 300 especies de peces son de hecho una combinaci√≥n perfecta para practicar snorkel y buceo. Incluso los principiantes, equipados √ļnicamente con una m√°scara y un tubo, pueden encontrarse f√°cilmente cara a cara con peces mariposa, peces loro, peces payaso y, con un poco de suerte, especialmente en la zona de Prison Island, tortugas gigantes.

    Los buceadores m√°s experimentados, sin embargo, podr√°n navegar entre los restos de magn√≠ficos naufragios, incluido el del Royal Navy Lighter que, a 30 metros de profundidad, alberga ocasionalmente tiburones de arrecife, y el del Ping√ľino, o explorar las fant√°sticas cuevas de la llamada gran pared, en las aguas que rodean la isla de Mnemba, poblada desde octubre en diciembre, por los inofensivos tiburones ballena, que pueden alcanzar hasta 12 metros de longitud.

    Entre los callejones de Stone Town
    Los viajeros más curiosos ciertamente no quedan indiferentes ante el encanto de Pueblo de piedra, el centro histórico y cultural de la ciudad de Zanzíbar, recientemente declarado patrimonio de la humanidad por la UNESCO. La "ciudad de piedra" debe su nombre a la piedra coralina local, habitualmente utilizada como material de construcción, que confiere a los edificios de la ciudad antigua el típico color "cálido" que los caracteriza y que lamentablemente está determinando su decadencia debido a su extrema friabilidad.



    Pi√©rdase en el laberinto de callejuelas muy estrechas y sinuosas, que s√≥lo se pueden recorrer a pie o en bicicleta, entre animados bazares, mezquitas, templos y edificios de estilo √°rabe, persa, indio y colonial. Caracter√≠stica de las casas del centro son las espl√©ndidas. puertas de madera oscuro, finamente tallado, a menudo enriquecido con grandes tachuelas de lat√≥n, de origen indio. Esto tambi√©n es Zanz√≠bar: una incre√≠ble mezcla de estilos y tradiciones, √ļnica en su g√©nero, testimonio de las numerosas influencias sufridas a lo largo del tiempo, y centro de la cultura swahili, derivada de la fusi√≥n entre lo persa y lo ind√≠gena.

    Los colores y los aromas: del mercado de Darajani al cultivo de especias y algas
    Il mercado de darajani es una concentración de perfumes y colores. Se encuentra en las inmediaciones de Benjamin Mkapa Road, una de las calles principales de la ciudad, que también marca el límite de Stone Town. Aquí puedes comprar (o vender) cualquier cosa. Lo que llama la atención del viajero son sobre todo las grandes bolsas de tejidos naturales y las toscas cajas de madera, en las que se exponen todo tipo de especias cultivadas en los alrededores de la ciudad y muchas variedades de frutas exóticas.


    Es imposible no probar las comidas tradicionales, muy picantes, recién cocinadas y que se venden por unos pocos dólares. Entre ellos se encuentran el boku-boku, un guiso de carne picante cocido en trigo, con jengibre, comino, guindilla, o el pwewa wa nazi, pulpo cocido en leche de coco junto con curry, cardamomo, canela, ajo y zumo de lima.

    Los ricos cultivos que le valieron a Zanz√≠bar el sobrenombre de isla de las especias o Isla Perfumada se encuentran a pocos kil√≥metros de la ciudad, en la zona m√°s interior de la isla. Una sola visita a las extensiones de exuberante vegetaci√≥n es suficiente para embriagarse con los colores y aromas del clavo, la canela, el jengibre y el cardamomo, mezclados con los de la pi√Īa, el coco, el pl√°tano y la maracuy√°.


    En las zonas costeras, si se presta un poco de atención, es posible ver las coloridas vestimentas de las mujeres, inclinadas durante horas en el agua o en las hileras, cultivando y recogiendo algas, aprovechando la marea baja. De hecho, las algas representan el segundo producto más exportado de Zanzíbar, que se procesa y transforma en jabón orgánico y otros productos de belleza.

    A√Īade un comentario de Viaje a Zanz√≠bar: hay m√°s que el mar cristalino
    ¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.

    End of content

    No more pages to load