Autobuses nocturnos en China: un viaje de esperanza de Guilin a Hong Kong (segunda parte)

Quien soy
Alejandra Rangel
@alejandrarangel
FUENTES CONSULTADAS:

wikipedia.org, lonelyplanet.com

Autor y referencias

Ir a la primera parte del artículo

Nos vamos de nuevo, se siente el cansancio del día y finalmente me quedo dormido pero solo para despertarme poco después con un agobio. El autobús se detiene de nuevo, siempre en total oscuridad alrededor. "Dios mío", pienso, aterrorizada de quedarme toda la noche parada al lado de la carretera. Los chinos en los pasillos recogen sus maletas y se alinean en silencio uno tras otro. Cuando ha salido el último, el conductor cierra las puertas y se pone en marcha.



"¿Los dejaste ahí?"

Pregunto asombrado, pero a nadie le importa entender lo que estoy preguntando y darme una respuesta. Continuamos unos kilómetros más y luego nos paramos de nuevo por enésima vez. Esta vez es un obstáculo. Se llevan nuestros documentos y sale el conductor.
Desde la ventana lo veo discutiendo animadamente con un hombre de uniforme, que evidentemente le pregunta por nosotros los extranjeros porque luego se toma la molestia de venir a vernos en persona.

Una vez que terminan los controles, devuelve nuestros pasaportes con una sonrisa torcida, más una mueca que cualquier otra cosa, y le hace una señal al conductor que significa: puede irse. Finalmente, pienso, quién sabe si puedo relajarme ahora. Aún hoy tengo la seria sospecha de que el propósito de estos viajes es no permitir que los pasajeros viajen tranquilos a toda costa: unos minutos después nos paramos nuevamente, nuevamente en medio de la nada, nuevamente mirándonos uno con el otro con una expresión interrogativa.

Qué pesadilla. Pasan los minutos, nos quedamos pasivos ante el inútil paso del tiempo, tanto así que de qué sirve quejarse cuando la gente de enfrente entiende sólo cuando les conviene. Pero estas son las buenas noticias. En la oscuridad distante, aparecen luces, primero parpadeando casi indistinguibles, luego más cerca: son los faros de un automóvil y no solo un automóvil. Los autos disminuyen la velocidad y se detienen cerca de nosotros, en realidad son taxis, ya me estoy preparando para recoger mis cosas, pero aquí se abren las puertas y todos nuestros amigos chinos que habíamos abandonado antes del cheque se bajan !!



Hurra, estoy tan feliz de verlos que yo también estoy celebrando, se abrazan, saltan, todos gritan felices, se les escapa el peligro del control en fin, vuelven a bordo y finalmente todos juntos nos vamos. De hecho, la idea de haber dejado a estos pobres Cristos en medio de la campiña china en medio de la noche, lejos de cualquier lugar habitado, no me hizo sentir tan tranquila, pero ahora nuestros refugiados están sanos y salvos, lo que sobre una organización perfecta, operación de contrabando chino perfectamente exitosa.

El viaje se reanuda y con las primeras luces del amanecer llegamos a Hong Kong.


Nos bajamos del bus, tenemos que cruzar la frontera, todo va bien, nos subimos a otro minibús que nos llevará al centro donde buscaremos habitación para las próximas noches.

Mientras la minivan zumba sobre el asfalto liso, observo los esbeltos y elegantes rascacielos desde las ventanas, el sol naciente se refleja en la arquitectura de vidrio y acero con destellos dorados, es una vista maravillosa. Desde ayer hemos dado un salto económico tan grande que casi me parece un verdadero viaje en el tiempo; dejamos las chozas y los campos de los campesinos para estar hoy en una de las ciudades más tecnológicas y avanzadas del mundo y yo también en cierto sentido comparado con ayer me siento mas rico: Tengo una historia más que contar cuando llegue a casa, recordando todas las sonrisas de esta noche, y una vez más es una historia con final feliz.

Ir a la primera parte del artículo


Añade un comentario de Autobuses nocturnos en China: un viaje de esperanza de Guilin a Hong Kong (segunda parte)
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.